En fotos: ¿Ya conoces el Museo del Helado?

dt.common.streams.StreamServer

Miami.  El Museo del Helado abrió sus puertas en Miami Beach hace algunos dias sin temor al frío, pues Florida es un territorio de inviernos benignos, pone a prueba la madurez del visitante invitándolo a bailar, cantar, oler y comer, todo para hacer volar la imaginación.

El color rosa envuelve al visitante al entrar en este museo situado en el Faena District de Miami Beach y la misma tonalidad, en dulces, escaleras o esculturas, le seguirá por las cuatro plantas que tiene el edificio.

La visita resulta ser un cúmulo de actividades más allá de comer helado, aunque, como no podía ser de otra forma, las oportunidades para degustarlos abundan a lo largo de todo el recorrido. Nada más entrar, una adivina vaticina tu porvenir, susceptible que sea con unos kilos de más por esta visita, y te introduce a un alimento con tradición milenaria- el helado, “uno de los alimentos más creativos del mundo”. Así lo considera uno de los fundadores del museo, Manish Vora, para el que esta visita “combina todo lo que siempre habías soñado de niño”. “

636484342393022139w.x43795

636484343868158139w.x43795

El helado une a personas de todo el mundo. El helado es familias, niños, mayores, parejas en una cita, ‘millennials’ . Es mucho más que una cosa dulce”, afirma Vora, el cual invita a dejar fuera todas las nociones previas sobre qué es un museo y qué es una tienda de helados, para “ponerlo todo junto”.

Una sala llena de ventiladores en forma de cucurucho, que a su vez invita al visitante a demostrar sus habilidades como bailarín, un techo del que cuelgan 2.500 ‘polos’ de helado de colores o una jungla de palmeras rosas son algunas de las atracciones del MOIC.

destacado-cropped-img-6989

dt.common.streams.StreamServer (1)

dt.common.streams.StreamServer (2)

Entre estos particulares árboles, y entre columpios en forma de plátano o cereza, un congelador alberga helados veganos, ‘kosher’, sin gluten o de chocolate para sobrevivir en la selva azucarada. Subiendo por escaleras de estridentes estampados, en el siguiente piso se invita a rememorar la típica escena de niñez a la orilla del mar- construir castillos de arena, pero como no podía ser de otra manera, de arena rosa.

Pero la máxima atracción se encuentra al final del recorrido- una piscina con miles de coloridos “sprinkles”, las bolitas de azúcar para decorar pasteles.

sprinkle_pool_kaite

El Museo del Helado, una experiencia en rosa para los cinco sentidos

En cada sala el visitante es recibido por un integrante del museo que lo hace con más entusiasmo que un niño con un helado de tres bolas, una pasión que contagian y hace que el público adopte el papel proactivo que el fundador del museo insta a tener.

“Puedes simplemente andar y ver arte, puedes hacerlo, pero para eso hay millones de museos que son fantásticos. Aquí queremos que la energía creativa del helado inspire a la gente y creen e imaginen cosas”, asegura Vora.

El Museo del Helado estará en Miami hasta mediados de enero, una ubicación que escogieron “por su distinta onda” y multiculturalidad. “Nos inspiró mucho la fusión latina que hay en Miami. Es muy diferente a las otras exposiciones y eso se nota en los colores, en el baile o en los sabores”, dice Vora.