En Hogar de Ancianos San Francisco de Asís despiden el año con alegría

69

Como una manera de hacer sentir a sus huéspedes como si estuvieran en su casa, las consagradas encargadas del Hogar de ancianos San Francisco de Asís realizan una serie de actividades por motivo de la celebración de la Navidad y Año Nuevo.
Para este año, las Hermanitas de los Ancianos Desamparados prepararon una agenda que incluyó actividades con cena navideña el día de Nochebuena y una velada el día de Navidad.
De igual forma, para el 31, se hizo una cena especial, con el objetivo de despedir el año, acompañada de un brindis con vino y música de ambiente.
El día primero también hubo un evento para dar la bienvenida al nuevo año.
Según dijo sor María, directora del Hogar ubicado en la carretera Sánchez, kilómetro 11 1/2, para el 31 se les sirvió moro de guandules, carne, ensaladas… los platos más comunes servidos para la ocasión.
En el tiempo de Navidad, algunos familiares de los internos, acostumbran a compartir alimentos y a organizar cenas para todos.
Otra de las maneras de contagiar la alegría de la Navidad a estos abuelitos, fue que las encargadas del hogar decoraron cada rincón del mismo, con accesorios alusivos a la época.
Sor Blanca contó que son ellas mismas quienes decoran sus espacios. Empiezan a poner el ambiente bonito, desde octubre o noviembre. Los elementos decorativos que usan son los mismos de todos los años, solo que procuran cuidarlos y guardarlos muy bien.
Guirnaldas, bolas navideñas, árboles de diferentes tamaños, figuras de Santa, flores de pascua y un enorme Belén o Nacimiento, son algunos de los adornos que pueden apreciarse en este asilo, como parte de su decoración navideña.
Testimonios. Felicia Morel, de 85 años, dice no haberse sentido triste en Navidad, a pesar de haber sido su primer fin de año fuera de casa. “Es que aquí somos una familia. Aquí me siento muy bien, tengo con quien conversar, en mi corazón no hay cabida para la pena, por eso me siento muy bien”, dijo la señora, que está en este hogar porque uno de sus hijos murió y el otro no puede tenerla por cuestiones de trabajo.
“Las monjitas siempre hacen que una se sienta bien, nos dan comida y hacemos el ambiente”, resaltó Margarita Francia Báez Montero viuda Tejeda. Esta abuelita dice tener muchos años en el asilo, en donde asegura, tener muchas amistades.
“Aquí nos hacen nuestra cena y nos ponen musiquita”, cuenta.
Hogar de ancianos San Francisco de Asís. Es un asilo público que recibe sustento del Estado, de la colaboración voluntaria de personas generosas, pero también de la misma congregación religiosa.
Actualmente, en el hogar hay 275 abuelitos de ambos sexos, repartidos en distintas áreas, de acuerdo a los requerimientos de salud física y mental de los pacientes.
Las religiosas que están al frente de la institución son 10. También hay un grupo de aspirantes a religiosas, enfermeras, médicos, trabajadoras social y un personal de apoyo de 75 empleados.


COMENTARIOS