En homenaje a la esencia humana

http://hoy.com.do/image/article/221/460x390/0/9F426E9F-19A4-4857-9E5C-6964FC6ED088.jpeg

Para Oscar Abreu el arte es una manifestación del espíritu para el espíritu. Ahí es donde precisamente pasa los días, las horas y los minutos, en comunión con su interior, con la humanidad y lo que considera la razón de la vida.

Su obra la considera causa y efecto, porque como humanista refleja al ser humano en su totalidad, en sus distintas facetas y capacidades de sentir los distintos estados emocionales, y lo que llama “choques espirituales”: el amor, el odio, la envidia, el dolor, el sufrimiento y la miseria que soporta la mayor parte de la humanidad.

“Particularmente me motiva la lucha interna que vive el hombre moderno, frustrado por el sistema. A través de mi obra, denuncio el dolor, el sufrimiento y la violencia provocada por las guerras mundiales, las dictaduras, las torturas y el abuso de poder. Tal vez mi obra no sea bonita y colorida, pero es humana. Está basada en la naturaleza humana. Son esas emociones que te hacen reír, levantarte y sentir la vida”.

Sueña con que la humanidad pueda aceptar el arte como una forma de comunicación, y de hecho cree que el hombre necesita recurrir a medios como la música y la pintura para trasmitir todas sus ideas, expresando las emociones que llegan con sus vivencias basadas en su propia existencia y la de otros, escenificándolas.

“Mis personajes son poéticos y melancólicos. La postura del cuerpo, la expresión del rostro, una mirada, el hecho de fruncir el ceño, o un apretón de mano, son a veces más elocuentes que las palabras, por eso el gesto es parte esencial de mi obra y el gesto es poesía en mi obra”.

Es pintor, escultor, dibujante y se encuentra desarrollando la técnica de la escultopintura. Además, a muchas de sus ideas que pinta le escribe un poema o un análisis. Está escribiendo una novela donde expone sus ideas sobre la naturaleza humana.

Le gustan los murales, los grandes formatos, “estoy haciendo un mural en tela dividido en bastidores, que juntos harán una sola obra con un formato de 120 pulgadas por 510 pulgadas. “Pinto sólo cuando tengo la necesidad de decir o expresar algo, casi siempre se refiere a nuestra sociedad. No pinto pensando que es una propuesta de trabajo, hago lo que hago sin el prejuicio de que sea aceptado o no”.

Oscar siempre está experimentando con nuevos materiales, y aunque dice que con la técnica puede trasmitir el carácter de sus personajes, asegura que éstos son universales y en cambio el lenguaje es muy personal en el arte, “el arte es para mí una forma de enfrentar la realidad. Mi obra es un simple homenaje a la esencia humana. Vivo intensamente y hago lo que hago como si fuera la última oportunidad que tengo de hacerlo, por eso siempre doy lo mejor de mí”. Admira al ser humano que reconoce y admite un error, pide perdón y hace todo lo necesario para repararlo, y le impresiona el ser que lucha para lograr su sueño sin pensar ni siquiera en lo difícil que será la tarea. Para él, todo es motivo de inspiración, siendo el trabajo una forma de justificar nuestra existencia.

El hecho de haber vivido en el exterior le ha permitido apreciar nuestras raíces, por eso al regresar al país se siente comprometido con el futuro dominicano y con la humanidad. Por esa razón es que revela ciertas verdades del hombre que no son agradables, porque entiende que es necesario pintarlas para que la humanidad tome conciencia, “es lo que realmente nos mantiene cuerdos, lo que nos motiva a vivir, por eso se dice que lo último que se pierde es la esperanza”.

[b]PERFIL[/b]

Nació en San Juan de la Maguana, República Dominicana. En 1986 recibió clases particulares del profesor José Nicolás Jiménez, el año siguiente en la Escuela de Bellas Artes de San Juan de la Maguana y en 1989 en la Escuela de Arte en Alcalá de Henares, España. En 1994 en Marwen Foundation of Chicago y The School of the Art Institute of Chicago, ambas en Chicago, Illinois.

[b]Premios y reconocimientos:[/b]

1995: Chicagoland Chamber of Commerce y Columbia College Chicago.

1996: Press Association of Chicago, Chicago Tribune y Chicago Association of Hispanic Journalist.

[b] ESCULTURA PINTURA[/b]

A Oscar Abreu le atrae lo que llama escultura pintura, por el hecho de poder fusionar gestos, formas, y movimientos en una sola pieza. Hace lo posible por tener en su taller tanto material disponible para pintar como para la escultura. “No preciso de un orden para crear, todo depende de cuáles sean mis necesidades de expresión. El medio no me importa para comunicar y expresar lo que siento. Desde 1994 he venido trabajando con lo que he llamado ‘psico expresionismo’ lo que sería un expresionismo psicológico”.