“En la casa de todo cristiano debe haber un Nacimiento”

001

Cada año, desde mediados de noviembre, la casa de Luis Felipe Quezada es visitada por familiares y vecinos con el objetivo de contemplar el enorme nacimiento, instalado en su marquesina.
Se trata de una instalación que mide tres metros de ancho y uno de alto y que llama mucho la atención.

Recrear su propio belén es una pasión que Luis comparte junto con sus profesiones (doctor en urología y abogado), por entender que en cada hogar debe haber un nacimiento para esta época, para de esta manera resaltar los valores cristianos y morales. “Porque se ha olvidado el verdadero sentido de la Navidad”, considera.
Definido por el propio Luis Felipe, un belén es la representación del sentido de la Navidad, “basado en una recreación artística de los matices que rodearon el nacimiento del hijo de Dios”.
Quezada lleva alrededor de 15 años en esta tradición, pero no es una labor de él solo, sino que se involucran también algunos miembros de la familia y vecinos cercanos.
“Cada año tratamos de hacer modificaciones, de manera que siempre llame la atención. Ya esto es una tradición y año tras año, muchas personas se nos acercan por las noches para contemplar la instalación. Eso es lo que al final nos llena de orgullo. Ese trabajo que hacemos se compensa cada vez que viene alguien a verlo”, indica.
Para el montaje de este año se utilizaron unas 700 figuras, complementadas con casitas y otros detalles alusivos a la época del nacimiento de Jesús, normalmente elaboradas también por Luis y su familia. Además, se le agregaron luces led.
Elaboración. “Generalmente comenzamos a prepararlo desde octubre y se inaugura a mediados de noviembre con la bendición de un sacerdote y la degustación de un té de jengibre con familiares y vecinos.
El doctor Quezada cuenta que a veces extiende la permanencia del nacimiento hasta el 21 de enero, Día de la Virgen de la Altagracia, “para celebrar esa festividad”.
Matices con que desarrollan el nacimiento. Luis Quezada maneja con detalles los acontecimientos que giran en torno al nacimiento, y de esa manera los representa en la instalación que hace tradicionalmente en la marquesina de su casa.
La Anunciación (cuando el ángel Gabriel anunció a María que fue elegida para traer al Salvador al mundo), la visita de María a su prima Isabel, la huida de José y María hacia Egipto, el nacimiento del niño en el pesebre, la visita de los Reyes Magos, el momento cuando el rey Herodes ordena la muerte de todos los bebés menores de dos años… y así, Luis segmenta cada parte de la historia.