En La Vega repudian al sacerdote acusado de abusar sexualmente de un menor de edad

Capilla del Colegio Agustiniano de La Vega, donde predicaba el padre Miguel Bienvenido Florenzán Ulloa.

La Vega
La sociedad vegana aún se siente impactada y no sale del asombro. Aunque son devotos de su religión católica, muchos repudian en su más alta dimensión las presuntas acciones del sacerdote Miguel Bienvenido Florenzán Ulloa, fraile de la Orden de San Agustín, quien está acusado de agresión sexual, física y psicológica en perjuicio de un menor de edad.
Por los supuestos abusos al menor que estudiaba en el Colegio Agustiniano, un tribunal de esta ciudad le impuso al cura tres meses de prisión preventiva como coerción hasta tanto el Ministerio Público culmine con la investigación que lleva a cabo desde hace unos meses. El cura está recluido en el Centro de Corrección y Rehabilitación El Pinito.

“Considero que ha sido excelente que hayan apresado a ese sacerdote. Es un homosexual que desde hace mucho tiempo estaba abusando de muchos estudiantes”, manifestó José Gómez, abuelo de un jovencito que estudió en el Colegio Agustiniano.

Gómez lamentó que la Iglesia Católica haya querido mantener en secreto hechos monstruosos como estos de los que acusan al sacerdote Florenzán Ulloa.
Criticó, además, que muchos fieles en vez de reclamar que se investigue el caso han preferido expresar que se pretende dañar la imagen de la iglesia.

Sostuvo que este tipo de acciones ocurren con frecuencia en la religión católica porque se les ha negado a los sacerdotes formar una familia y tener hijos, como hacen todas las personas normales.
Piden justicia. Por otro lado, el diácono permanente José Alberto Nerys, quien reside en el sector El Palmarito, condenó los presuntos hechos de violación cometidos por el sacerdote Florenzán Ulloa y dijo que, de ser encontrado culpable, debe pagar con todo el peso de la ley.

Afirmó que si los sacerdotes tuvieran la oportunidad de casarse y tener una familia posiblemente estos hechos no ocurrieran.

El taxista Ignacio Rojas y una señora solo identificada como Adalgisa, al ser consultados por separado, coincidieron en que los abusos de sacerdotes contra los menores de edad son un acto horrible y abominable que debe ser castigado por la justicia y por la propia sociedad.

“Es un hecho horrible. Por eso es que creo que los sacerdotes deberían casarse”, manifestó Adalgisa minutos antes de ingresar a la misa en la iglesia del Colegio Agustiniano, donde el cura acusado de violación llevaba sus mensajes cada domingo.

Por su lado, el taxista Ignacio Rojas lamentó que los abusos contra los menores de edad estén de moda en La Vega y citó el hecho que ocurrió con otro sacerdote en el municipio de Constanza.
Cura haitiano molesto. Ayer un cura que se informó es de nacionalidad haitiana se mostró molesto con la presencia de los reporteros de HOY que acudieron a una misa en la iglesia del Colegio Agustiniano, lugar donde predicaba el sacerdote Miguel Bienvenido Florenzán Ulloa, acusado de agresión sexual a un menor.

Durante la misa el cura, cuyo nombre alegaron desconocer algunos de los feligreses, se observaba con el rostro molesto por la presencia de los miembros de la prensa en aquel lugar.

“Es un padre haitiano el que da la misa, pero no sabemos quién es”, dijo un feligrés al ser preguntado al respecto.
Escándalo. Tras el escándalo, el Colegio Agustiniano tiene un nuevo director, en sustitución del enjuiciado sacerdote Florenzán Ulloa. Su nombre no pudo conocerse en lo inmediato.

Florenzán Ulloa habría cometido los actos en el centro escolar y en las excursiones escolares, realizadas a diferentes lugares del país, y en un viaje al exterior.


COMENTARIOS