¿En RD se necesitan cárceles o escuelas vocacionales?

Cristian Mota
Cristian Mota

República Dominicana es un país con muchas carencias en el sistema penitenciario, nuestras cárceles están súper pobladas en condiciones infrahumana, considera cómo fábricas de delincuentes, por el manejo inadecuado que todos conocemos, pero ¿Es necesaria la construcción de cárceles para menores?
La semana pasada el senador Euclides Sánchez, autor de la pieza, explicó la resolución que busca que se asignen recursos a la Procuraduría General de la República para construir destacamentos para menores.
En base a esta propuesta cabe poner algunos ejemplos de naciones que desarrollaron métodos para eliminar la delincuencia como Holanda que hoy sus cárceles están casi despobladas.
¿Cuáles planes agoto Holanda para lograr tan importante progreso para la humanidad?
Está claro que hacer la comparación entre República Dominicana y Holanda es contraproducente, porque son dos naciones muy diferentes en torno a su desarrollo, pero Holanda tenía una de las tasas de encarcelamiento más altas de Europa; ahora, una de las más bajas.
Holanda es un país con una población de 6,3 millones de habitantes y ejecutó planes que llevaron a reducir el número de reos, e internos, como se llaman después del nuevo modelo penitenciario.
El país europeo se concentró en las personas y porque delinquían, República Dominicana puede copiar esos procedimientos en busca de ir reduciendo la población carcelaria y más en los menores como plantea el senador Sánchez.
En vez de cárceles, nuestros menores, necesitan mayor inversión en prevención, la que podría incentivar un cambio en sus actitudes delictivas y convertirlos en una reinserción social y ser artística o deportivas.
Señor senador, nuestra nación lo que necesita es más escuelas vacacionales, clubes deportivos que contrapese con lo que sucedes en los sectores más precarios del país.
En cada distrito municipal, municipio, barrios de cada provincia se debe impartir clase de música, artes plásticas y todo tipo de deportes, para que nuestros niños no vean como ejemplo a los vendedores de droga.
La sociedad dominicana necesita de mejores ejemplos en nuestros barrios, que sean el arte o el deporte el que reine en las calles y no el consumo de drogas, que es el principal punto de desintegración de las familias.
Esos recursos deben servir para la mejoría de la conducta en eso núcleos sociales que afectan la a todos y que se reintegren a una sociedad como ente de provecho y con capacidades técnicas que puedan ser útiles.
Reintroduzca esa resolución la que debe ser dirigida a la construcción de escuelas vocacionales y clubes deportivos, eso solo eso, mi señor senador.