En Vivo. ¡Gritar en el desierto!

Vuelvo a clamar, como Juan en el desierto, al presidente de la República Danilo Medina, al presidente del Senado, Reinaldo Pared Pérez, al ministro de Cultura, Pedro Vergés, que sea designado el Palacio de Bellas Artes con el nombre del dramaturgo, actor y director Franklin Domínguez. El tres veces director general de Bellas Artes y el dramaturgo que ha escrito más obras teatrales se lo merece, como un homenaje en vida, no cuando se haya muerto. Entre las obras teatrales se encuentra “La broma del senador”, “Se busca un hombre honesto”, “Lisistrata odia la política”, “Duarte, fundador de la República” y decenas de libretos donde resalta el amor a la patria, y todas fueron llevada a escena con total éxito. Franklin, es político y abogado, luchó por la vuelta a la Constitución en la revolución del 65. Somos hijos de la muerte, Franklin tiene 87 de años de edad, y aunque esta activo, ¿van a dejar que se muera para fingir lágrimas de hipocresía? “O América infeliz que sólo sabe de tus grandes hombres cuando son tus grandes muertos”, expresó Federico Henríquez y Carvajal en el panegírico de Eugenio María de Hostos.


COMENTARIOS