Encuentro Católico para Novios, llamado a la vida matrimonial

001

El matrimonio en todas las culturas tiene la misma esencia: la unión de dos personas, pero ¿qué tan fuerte es ese vínculo y cuánto significado tiene para una pareja cristiana? La respuesta a esta pregunta se podría encontrar en el Encuentro Católico para Novios (ECN), un ministerio de la Iglesia católica conformado por un grupo de parejas y sacerdotes comprometidos con la preparación integral de los novios para la vida juntos.
Los esposos Yovanny y Belkis Javier están a cargo del ECN desde 2016, lo que los convierte en “La pareja Nacional”; tienen como misión brindar a los futuros esposos un espacio para que a través del diálogo y ante la presencia de Dios se encuentren a sí mismos, de manera que inicien un camino juntos, para que su testimonio pueda ser luz del mundo.
Cuenta Belkis que el punto de partida es un retiro de un fin de semana para las parejas que están planeando su matrimonio por la Iglesia católica.
“El retiro se realiza desde el viernes hasta el domingo siguiente. Es un espacio que permite crear el ambiente propicio para que los novios puedan dialogar abierta, sincera e intensamente sobre el proyecto de sus vidas juntos, la firmeza o debilidad de su relación, de sus fianzas, de la vida sexual, la cantidad de hijos que desean tener, la relación con la familia política, así como sus ambiciones, metas y deseos”, explica.
“Además de que pueden evaluar seriamente su relación de noviazgo y si están dispuestos a compartir sus vidas hasta que la muerte los separe, incluso para definir si realmente se quieren casar”, apunta Yovanny.
Vivir una experiencia de amor. Las parejas que desean realizar el encuentro deben asistir a los centros de información el primer jueves de cada mes en la Parroquia San Martín de Porres, en Villa Olga, y el tercer jueves de cada mes en el Santuario Divino Niño, de Villa Progreso a las ocho de la noche.

Explica la pareja coordinadora que al concluir cada fin de semana las parejas tienen la opción de quedar formadas en una comunidad que se encarga de darle continuidad al trabajo de desarrollo de las parejas en el camino de Dios.

Hasta la fecha se han conformado más de 40 comunidades. Estas, a su vez, tienen nombres relacionados con el amor, la vida o Dios.
Estas comunidades realizan reuniones semanales o quincenales en las que una de las tres parejas que les guiaron en el fin de semana de novios les ayudará a que Dios siempre esté en el centro de su relación.
Tras la boda, el matrimonio. Este movimiento acompaña a las parejas durante los primeros cinco años para ayudarlos en el momentos más crucial del matrimonio.
“No todo es perfecto, hemos tenido historias de rupturas en nuestras comunidades, pero es mínimo, en la mayoría de los casos logramos que se entiendan”, explican Yovanny y Belkis Javier, al tiempo que admiten que hay parejas que no nacieron para estar juntas y lo más sano es la separación.
Historia del ECN. El movimiento nació en el año 1975 en Estados Unidos. Llegó a Santo Domingo hace treinta años en mayo de 1987, de la mano de un matrimonio y un sacerdote guatemalteco.
Ya para 1990 se expande a la diócesis de Santiago, en el 1991 a la diócesis de La Vega y 1993 a San Francisco de Macorís. Para el 2006 se extiende a la diócesis de La Romana y finalmente en el 2009 en las diócesis de Baní y Puerto Plata.