Qué se dice : Encuesta y percepción

El Gobierno ha puesto todo su empeño  en ofrecer garantías de la fiabilidad y el rigor metodológico conque fue hecha la Segunda Encuesta Nacional de Inmigrantes en la República Dominicana (ENVI-2017), según la cual en  el 2017 el país tenía 570,933 inmigrantes, la mayoría (497,825) de  nacionalidad haitiana. Pero ni las explicaciones del sociólogo Ramón Tejada Holguín, director de la Diape, ni las del Consultor Jurídico  del Poder Ejecutivo,  Flavio Darío Espinal, han sido suficientes para convencer a nuestros nacionalistas de capa y espada de la autenticidad de esos datos, que la impudicia propagandística del Gobierno ahora exhibe como un logro de su exitosa política migratoria. Es precisamente esa falta de pudor al pretender instrumentalizar los resultados de esa encuesta, realizada por la Oficina Nacional de Estadística (ONE) con la asistencia financiera del Gobierno y la Unión Europea,  lo que la hace sospechosa, y no solo para el nacionalismo intransigente que ve tramas y conspiraciones para fusionarnos  con Haití hasta en la sopa. Lo que parece querer decirnos el Gobierno con ese despliegue propagandístico es que en el país no hay tantos haitianos como para hablar de invasión pacífica o de amenazas a la integridad de lo que todavía llamamos, con cierto sentido de pertenencia,  nación dominicana, por lo que no  debemos tener razones para preocuparnos. Pero las primeras reacciones a la publicación de  esa encuesta indican  con claridad que  sigue prevaleciendo la percepción de que la inmigración haitiana se ha desbordado, de que aquí hay más haitianos de los que queremos y necesitamos,  y de que el principal   responsable es el Gobierno  por su incapacidad, o falta de voluntad, para enfrentarla con la firmeza que exigen las circunstancias.


COMENTARIOS