Enfermedades capilares, síntomas, causas y posibles formas de sanarlas

http://hoy.com.do/image/article/594/460x390/0/9F7D8EF8-4E66-43E7-BEE9-D1C67DFB26E2.jpeg

Aunque a simple vista no lo parezca, la raíz del pelo está viva y si no recibe los cuidados adecuados puede sufrir. Es como explica el dermatólogo Manuel Cochón Aranda a sus pacientes sobre la importancia de cuidar el cuero cabelludo, que a su vez es el sostén del pelo.

 El pelo es el marco del rostro, es cierto. Sin embargo, su buen aspecto  no está determinado exclusivamente por el tratamiento que se brinde a la hebra, sino que  debe comenzar desde el cuero cabelludo, una extensión de la piel que también está expuesta a cambios, traumas y distintas enfermedades.

Dentro de las enfermedades que pueden afectar al cuero cabelludo, la dermatitis seborreica y la tina de la cabeza son de las más frecuentes. La primera es lo que comúnmente se conoce como caspa, pero que puede presentarse de distintas formas y acompañada de procesos inflamatorios, pudiendo extenderse hasta la frente, orejas y cuello. También puede producir picor y, si se rasca mucho el cuero cabelludo, dar pie a una infección bacteriana. Las tinas, producidas por hongos, afectan mayormente a los niños.

También los problemas hormonales -enfermedades tiroideas, ováricas, androgénética o alopecia masculina-, la anemia, las enfermedades del tejido conectivo –como el lupus-, infecciones por hongos, bacterias y parásitos, la dermatitis por contacto con ciertas sustancias irritantes como tintes o algún champú o acondicionador, y la desnutrición –déficit de proteínas y vitaminas- pueden afectar el cuero cabelludo y provocar la caída del pelo. Durante la menopausia, por la baja en el nivel de estrógeno, la mujer puede también presentar pérdida del pelo. La alopecia masculina, que es propia del hombre, va presentándose en una mayoría con el paso de la edad.  En muchos de los casos, las enfermedades del cuero cabelludo pueden mejorar y desaparecer, siempre y cuando se aplique el tratamiento adecuado y se mantengan las reglas básicas de higiene.

Y precisamente la higiene del cuero cabelludo es un hábito muy mal llevado en la población dominicana pues, aunque la mayoría se realiza un lavado de cabeza semanal, desde el punto de vista clínico esto no es suficiente.

“Si tu te lavas el cuerpo a diario ¿por qué no te lavas la cabeza a diario? Tenemos que entender que, por ejemplo, hay caspa que es muy grasosa o produce escamas puede resolverse con un lavado diario, pero asimismo estamos expuestos todos los días a la contaminación en la calle, sudor y polvo que pueden afectar el cuero cabelludo”, explica Cochón Aranda.

Lacio pero débil.  Otro problema frecuente, especialmente en las mujeres, es el trauma que se hace al folículo piloso (raíz del pelo) cuando se hala mucho el pelo o se hacen peinados muy apretados tratando de lograr que luzca más lacio. Igualmente los alisados, u otros tratamientos químicos. Cochón Aranda advierte que la mayoría de las mujeres de nuestro país tienden a secarse el pelo con secadores y blowers halando tanto el pelo que va causando un trauma físico. “Y si a la gente no le hacen ese halado se va a otro salón. Ese trauma, que es como una costumbre, provoca que las mujeres pierdan mucho pelo en la parte frontal de la cabeza. Lo mismo que a las niñas o mujeres que para peinarse se aprietan mucho el pelo, debilitando los folículos y provocando la caída del pelo”.

Consulte siempre.  El  dermatólogo afirma que cualquier cambio en el patrón normal del cuero cabelludo debe ser motivo de consulta con un especialista de la piel.

Enfatiza en el peligro de automedicarse, pues puede agravar el estado del paciente. “Algunas personas hacen preparados a los que agregan sustancias químicas como la ampicilina o aspirina, y estas sustancias pueden desarrollar una dermatitis” dijo Cochón.

Manuel Cochón Aranda

Son frecuentes en la raza mestiza del país las quejas por pérdida de pelo, de que el pelo no le crece por trauma externo, tanto físico como químico”.

Dr. Manuel Cochón Aranda

Dermatólogo, Instituto Dermatológico y Cirugía de Piel (IDCP)

Medicamentos 

“Hay pacientes que me dicen que se han mejorado de una dermatitis seborreica aplicándose jugo de limón con mantequilla, leche de coco y aspirina. Si te vas al principio de la medicina muchos medicamentos que tienen ácido salicílico se usan para tratar la caspa, y la aspirina es ácido salicílico. Muchas veces estos preparados pueden chorrear a la cara u orejas y quemar la piel, pues no están hechos usando las sustancias en la proporción que se requiere. Siempre digo a mis pacientes que si yo supiera que el jugo de limón con aspirina y leche de coco curara yo lo indicara, porque mi papel es curar”, explica el especialista.


COMENTARIOS