Entidades y personalidades

Representantes de organizaciones populares, profesionales, sacerdotes, empresarios y artistas se presentaron ayer al Palacio Nacional para hacer entrega de una carta al presidente Hipólito Mejía donde le solicitan dejar sin efecto alegadas gestiones gubernamentales para trasladar del país al cura Rogelio Cruz.

Además, solicitan al mandatario que en vez de agravar el conflicto con el sacerdote y la barriada de Cristo Rey, manteniendo la solicitud de traslado, se dé la mano con el sacerdote Rogelio en un gesto de tolerancia que lo enaltecería y llevaría sosiego a Cristo Rey.

Hortensia de la Cruz, quien habló en representación de los comisionados, dijo que las entidades y personas firmantes del documento tienen constancia de que el gobierno de Mejía fue que solicitó a la Congregación Salesiana con sede en Roma, orden a la que pertenece el cura Rogelio, el traslado del reconocido religioso.

Los firmantes aseguran que instancias eclesiales, vía las cuales el gobierno gestionó el referido traslado, han hecho saber el origen de la situación “que nos lleva a solicitarle a usted su reflexión y rectificación de esa medida”.

Agregan que lo que contribuye a crear un clima de convivencia, sosiego y paz “no es la negación del ejercicio de sus derechos constitucionales a un ciudadano con la vocación de servicio y larga práctica de solidaridad humana como el padre Rogelio”.

Sostienen que lo que contribuye a los propósitos de la inclusión social de los más pobres “defendida públicamente por usted en la reciente Cumbre Iberoamericana celebrada en Santa Cruz, Bolivia, no es desterrar al dominicano más connotado de estos tiempos en la lucha contra la exclusión social de los pobres, que sin dudas es el padre Rogelio”.

Las organizaciones y personas firmantes del documento defienden las actuaciones y la postura asumidas por el cura de la parroquia de Cristo Rey en contra de la devaluación de la moneda nacional, la privatización del sector eléctrico, los juegos panamericanos, a favor de la educación de los niños y por el mejoramiento de los niveles de vida.

“Lo que contribuye a la paz y al sosiego no es la estafa sideral de los términos en que se privatizó y reestatizó el negocio eléctrico”, dicen, agregando que contra eso el cura Rogelio se movilizó buscando firmas, acompañado de cientos de familias dominicanas.

Dicen que respaldaron también al religioso en su jornada contra los Juegos Panamericanos, “porque si bien este evento contribuyó al desarrollo deportivo del país y a resaltar el orgullo de nuestros atletas, no era una prioridad en un país con niveles de pobreza y miseria tan escalofriantes”.

Agregan que el cura Rogelio con sus campamentos educativos atiende a unos 50,000 niños pobres, además de que desarrolla proyectos de prevención contra las drogas, apoya a los ancianos y mantiene programas para reducir la violencia intrafamiliar en Cristo Rey.

Finalmente, las organizaciones populares y las personas que la firman, solicitan al presidente Mejía que en lugar de profundizar la conflictividad con el sacerdote Rogelio y la barriada de Cristo Rey, se dé la mano con él en un gesto de tolerancia que lo enaltecería y devolvería la paz y el sosiego a la barriada.


COMENTARIOS