Envía a prisión a primos administraban negocio donde fueron recatadas 21 venezolanas

Foto de archivo. Fuente externa.
Foto de archivo. Fuente externa.

Un tribunal de la provincia La Altagracia dictó tres meses de prisión preventiva, como medida de coerción, en contra de una mujer y un hombre quienes fueron capturados cuando administraban un negocio donde habían 21 venezolanas y cuatro dominicanas presuntamente víctimas de delitos de trata de personas y explotación sexual.

El Ministerio Público informó en un comunicado que se trata de Kelvin Santana y a su prima Madelin Sánchez Santana, quienes fueron enviados a prisión por la jueza Franchesca Silvestre, de la Oficina Judicial de Servicios de Atención Permanente de La Altagracia, luego de que el pasado 5 de este mes fueran rescatadas dichas mujeres del negocio VR City Lounge y Bar ubicado en el municipio Higüey.

La institución explicó que Madelin Sánchez, de 20 años de edad, deberá cumplir la medida de coerción en una cárcel de Higüey, en tanto que Santana, de 30 años, la cumplirá en el Centro de Corrección y Rehabilitación Anamuya, de este municipio.

Precisó que el tribunal adoptó la decisión luego de acoger la petición de los fiscales, quienes durante la audiencia presentaron diferentes evidencias documentales y materiales con las cuales demostraron la gravedad de los hechos y la falta de arraigo de los imputados.

La fiscalía de La Altagracia otorgó la calificación jurídica provisional de violación a los artículos 1 y 3 de la Ley No. 137-03, sobre Tráfico Ilícito de Migrantes y Trata de Personas, que sancionan esa actividad ilícita.

El Ministerio Público precisó que por este caso es perseguida una pareja de esposos que se presume es la propietaria del citado negocio, identificados como Raquel Santana, de nacionalidad dominicana, y Vivekanand Ramnath, oriundo de Trinidad y Tobago, quienes se encuentran prófugos.

Conforme a la información suministrada mediante el comunicado, Raquel Santana es hermana del imputado Kelvin Santana y prima de Madelin Sánchez.

Al ofrecer detalles de las pesquisas, el Ministerio Público indicó que luego de varios allanamientos realizados en el referido establecimiento y a otras propiedades de la pareja, han confiscado “un número importantes de evidencias”, incluyendo computadoras, certificaciones de entrega de pasaportes y dinero en efectivo.

Explicó en ese mismo orden, que también fueron ocupados un verificador para detectar metales, varias hookah, tabacos para hookah, tarjetas de presentación del negocio, preservativos, talonarios de facturas y un cuaderno con apuntes de esa actividad ilegal, entre otras evidencias.


COMENTARIOS