¿Eres alérgico al dentista?

Muchas perosnas incluso adultas le temen al dentista.

El dentista probablemente encabeza la lista de los profesionales de la salud más temido. Este hecho guarda una estrecha relación con el intenso dolor que ocasiona una caries profunda que afecta la pulpa dental.
En ocasiones el paciente llega al consultorio en un estado de pánico con sudoración excesiva, llanto, imposibilitado de explicar lo que le lleva a visitar al dentista y mucho menos en condiciones de recibir el servicio.
Desde la antigüedad se ha asociado el dolor con la salud oral. En ocasiones el temor a recibir los servicios dentales lleva al paciente a postergar la consulta, lo que acarrea complicaciones en el tratamiento, aumento de la molestia y lamentablemente la pérdida del diente.
Gracias a los avances tecnológicos, la educación impartida a los padres sobre la importancia de la salud oral, la experiencia negativa de las generaciones anteriores las cuales han tenido que vivir las consecuencias de haber perdido sus dientes a temprana edad, así como la formación de profesionales de la salud cada día más comprometidos con la prevención, se aborda el problema con mayor eficacia. Hoy los niños acuden al dentista con regularidad Razón por la cual el temor al dentista ha ido disminuyendo.
Si a pesar de todo lo expuesto anteriormente usted es el típico paciente que evita al dentista es importante:
Obtenga referencias profesionales la primera vez que va a visitar ese odontólogo, infórmese incluso acerca de su trato personal.
Planifique su cita en un horario donde no tenga prisa. Así estará relajado y tranquilo.
Lleve una lista de todas sus inquietudes con relación a su salud oral, expóngale claramente el motivo de su visita y sus expectativas.
En caso de haber tenido una mala experiencia, compártala.
Al terminar el tratamiento de ese día, deje coordinada su próxima cita.
El ingrediente que produce el mayor porcentaje de alergia al dentista es el fuerte dolor que ocasiona una lesión dental que no ha sido atendida a tiempo.
Crear conciencia. Es responsabilidad del estado, profesionales de la salud oral y padres unir esfuerzos y lograr que las nuevas generaciones visiten el dentista en busca de tratamientos preventivos desde la infancia, que al crecer sean capaces de cuidar su salud oral y estén conscientes que los pilares, para mantener sanos sus dientes y una hermosa sonrisa son: correcta higiene oral, sana alimentación y visitas periódicas al odontólogo.