Es urgente mejorar el déficit de cualificación digital en países

3D_Economía_22_1,p01

El déficit de cualificación digital es cada vez mayor y debe ser abordado con urgencia para garantizar la plena participación de todos los países de la emergente economía digital y para evitar la ampliación de la brecha digital. Es una de las principales conclusiones del Simposio Mundial sobre Capacitación en tecnologías de la información y la comunicación (TIC) de la Unión Internacional de las Telecomunicaciones (UIT, por siglas en inglés), celebrado en el país con la participación de 20 países.
Al leer las conclusiones en la clausura del simposio, el director de la Oficina de Desarrollo de las Telecomunicaciones de la UIT, Brahima Sanou, destacó que los delegados señalaron la necesidad de integrar las TIC en las políticas de educación para asegurar que el sistema educativo ofrece graduados que sean ciudadanos digitales.
Destacó que los delegados instaron a los países a formular agendas digitales nacionales, y para hacer que el desarrollo de la economía digital en un imperativo estratégico. Todas las políticas intersectoriales necesitan estar alineados hacia el logro de ese objetivo estratégico.
Además, los delegados hicieron hincapié en la importancia de la capacitación y el desarrollo de habilidades como un componente integral de la agenda digital. Esto asegurará que en esta era digital de la brecha digital no es sustituido por la brecha del conocimiento.
Sanou expuso que los delegados destacaron la necesidad de que las universidades e instituciones de educación superior se unan para adaptarse y responder a las necesidades de aprendizaje de la cuarta revolución industrial. Esta adaptación requiere una planificación estratégica y la previsión informada dentro de la administración de las universidades, la reforma y rediseño del plan de estudios de la universidad y la introducción de nuevos modelos de aprendizaje para adaptarse a las necesidades del alumno y requerimientos de la economía digital.
En las conclusiones también se explica que los delegados señalaron que un rasgo distintivo de la nueva economía es la necesidad de un sólido puente entre las universidades y el sector empresarial, y el primero debe responder a las necesidades del segundo.


COMENTARIOS