Escollos en la regularización

Hay una desproporción muy grande entre el número de solicitudes de regularización hechas por extranjeros que viven en el país y el número de carnés emitidos hasta la fecha por las autoridades. Como respuesta a 102,000 solicitudes formuladas, las autoridades apenas han emitido 107 carnés, a pesar de que el proceso ya agotó la mitad del tiempo fijado para esos propósitos. En un análisis que se publica en otra página de este diario, el periodista Juan Bolívar Díaz cita exceso de requisitos y falta de cooperación de los empleadores de mano de obra extranjera como parte de los escollos que han determinado tan pobre resultado.

Un temor justificable, a propósito de lo que está ocurriendo, es que las trabas oficiales reduzcan el entusiasmo que en principio han mostrado miles de extranjeros, ante la posibilidad de que el proceso de regularización les permita legalizar su estada en el país. El Estado dominicano tiene que adoptar las medidas pertinentes para agilizar y simplificar trámites, y atenuar exigencias y requisitos que parecen escapar del contexto y los propósitos atribuidos a la gestión. El país necesita mejorar sus controles migratorios y la mejor manera de lograrlo es crear las facilidades adecuadas para que los extranjeros que no tengan fricciones con la ley, puedan radicarse y trabajar en el país acogiéndose a nuestro marco jurídico. Hay que remover escollos en el camino hacia la regularización.

TERMINÓ SIN PENA NI GLORIA 

Concluye hoy, 30 de noviembre, la temporada ciclónica del presente año y que comenzó el primer día de junio. Si algo regocija es que la parte del año reservada a las perturbaciones atmosféricas tropicales se va sin pena ni gloria, sin provocar daños humanos y pérdidas materiales de gran magnitud. Al declarar el inicio de la temporada, los meteorólogos pronosticaron que se trataría de una de las más moderadas en muchos años.

Sin embargo, cabe observar que la pasividad de la temporada ciclónica trajo consigo una prolongada y aguda sequía que, más que una ocurrencia estacional, parecería derivada del cambio climático y el calentamiento global. Preocupa pensar que lo ocurrido durante esta apacible temporada ciclónica pueda llegar a resultar, eventualmente, una tendencia que modifique drásticamente el régimen de lluvias en esta zona del mundo. Esperemos que no.


COMENTARIOS