“¡Escuadrón de vida!”

02587

Píndaro está saliendo de Santiago a las 2:45 de una tarde cualquiera… El hambre le pica y, justo antes de iniciar su retorno a la capital, recordando a su nieto Edu decide parar a comprar unos pollitos con papitas… Con la entrega de su pedido, enfila hacia su meta…
Concentrado en el temerario manejo de los camioneros que dominan la ruta, pasa frente a una impresionante bandera dominicana que ondea al inicio de la recta que enfila hacia la parada de las 7S… De pronto.. ¡Pum!… Explota la goma trasera derecha… Por estar dentro de los límites de velocidad, domina rápidamente el volante y coloca el vehículo en el paseo a la derecha, donde sólo unas pulgadas le separan de una frondosa yerba pangola… Abre el baúl y, rápidamente, se dispone a colocar en la autopista el cono mamey que tiene para estas experiencias…
Su mente le lleva a pensar en las laticas protectores de gomas pinchadas y, recordando que dispone de dos, de inmediato las saca y procede a usarlas… ¡No funcionan!… El hueco en la goma es muy grande… Píndaro se pone sus manos en su sudorosa cabeza y recuerda que una vez colocó en la gavetica del vehículo una publicación de un vespertino en la cual se anunciaba un sistema de auxilio en caso de un percance en las carreteras del país…
Hasta ese momento, han pasado ya unos veinte minutos desde que se originó la situación… Al ver el contenido de la publicación, marca en su celular el 809-200-0234… En menos de 5 segundos, una voz femenina le responde amablemente… De inmediato procede a narrar lo que le ha pasado y solicita asistencia vial… La misma voz le pide completar algunos datos y le solicita esperar unos minutos… ¡Sorpresa!… ¡No han pasado 5 minutos y en el horizonte alcanza a ver unos bombillitos azules, rojos y blancos que sobresalen entre los vehículos en tránsito!… Con una expresión de asombro gira su cabeza a ambos lados… Y, mientras eso hace, un sobresalto le invade al ver que por el lado opuesto, otro juego de luces también se le aproxima…
Comandando la tropa de rescate Cibao Sur, está el Teniente Quezada Beltré quien funge como Supervisor de la zona; a él le acompañan: el Sargento Israel Figuereo Alcántara y el Marinero José Luis Leonardo Marte. En la Unidad 15, han llegado: el raso Melvin Ureña Nolasco y el raso Domingo Rodríguez Guerrero… La aparición del grupo es como un contingente de salvadores caídos del cielo… Mientras el superior procedió a presentarse, los demás colocaban en la vía los conos de advertencia y un aviso preventivo… De inmediato, solicitan permiso para sacar las herramientas para un cambio de gomas y así proceden pero, por inconvenientes con el modelo del vehículo con los tornillos que sujetan las gomas, se les hace imposible girarlos… Rápidamente –y como si esto lo hubiesen hecho miles de veces- uno de ellos solicita a su superior autorización para buscar un gomero en la zona cercana y en menos de cinco minutos regresa pero, por igual, el esfuerzo es en vano… Otro de ellos, sugiere gestionar un gomero de mayor experiencia y así lo hace… Una vez en la escena, el intento es de nuevo fallido…
En el interín, Leandro Montes y su esposa, grandes amigos de Píndaro quienes regresan a Santiago, coinciden con la situación y él se desmonta a acompañarle hasta que todo se haya resuelto… Han pasado ya unas tres horas y… ¡nada aún!… ¡Parece que la noche les va a pillar en pleno monte vegano!… Pero, mientras el tiempo transcurre, ya el comandante de la tropa salvadora ha hecho contacto con su Base de Operaciones en Piedra Blanca y, en lo que canta un gallo, ya el técnico civil Heriberto Matos viene en camino al frente de una de las grúas de Asistencia Vial…
A las 6:45 han colocado el vehículo sobre la cama retráctil de la grúa y, luego de una sentida despedida de Leandro y de todo el ‘Escuadrón de Vida’, Píndaro aborda junto al técnico e inicia su viaje de regreso… A las 8:30 hacen su entrada a la capital… !Todavía Píndaro no sale de su asombro y agradecimiento hacia la excelencia del servicio de Asistencia Vial y el entrenamiento y actitud del personal que lleva a cabo esa encomiable labor que debe ser cada día más cuidada y apreciada por todos!


COMENTARIOS