Esos Trinitarios

A1111111111

El tedeum que bendijo el inicio de la ocupación haitiana fue presidido por el Arzobispo Valera. Frustrado el intento de Núñez de Cáceres, Jean Pierre Boyer recibe,en el Haití español,las llaves de la ciudad de Santo Domingo, el 9 de febrero de 1822. Comienzan los 22 años de intervención.
Juan Pablo Duarte Díez era un niño de 9 años. Hijo de español y criolla supo desde la infancia que existía otro mundo, otro modo de ser ciudadano. Lamentaba la imposibilidad de tener derechos, de expresarse, ser libre. Las imposiciones por doquier, en lugar de domeñarlo lo provocaban. Con entradas y salidas de la isla, la decisión estaba tomada y fue preocupación, desvelo. Los biógrafos del padre de la patria y de los patriotas que se aunaron para lograr la independencia relatan los continuos intentos libertarios, la inconformidad, la rabia de los jóvenes. Uno de los más rebeldes, Pedro Alejandrino Pina, citado por Pedro Troncoso Sánchez, decía en el 1838: “Llevamos 16 años de dominación haitiana y cada día se ahonda el abismo que nos separa de los dominadores…con su enseñanza en francés, con la destrucción sistemática de cuanto recuerda nuestro origen español, con sus leyes abusivas, sus métodos represivos, con la ruina de la instrucción pública con el desmedro de nuestra economía, no han conseguido asimilarnos a ellos ni lo conseguirán…(página 55. Vida de JPD. Instituto Duartiano. Volumen XI.1975) Igual pensaba José María Serra, otro joven agobiado por la imposición haitiana, hacedor de pasquines que pretendían incitar al pueblo la rebelión contra el Gobierno interventor. Amigos y camaradas de Juan Pablo, coautores del proyecto independentista, presentes el 16 de julio de 1838 en la casa de Josefina-Chepita-Pérez de la Paz, frente a la iglesia Nuestra Señora del Carmen, sita en la calle Arzobispo Nouel. La fecha,estratégica. Además del significado mariano, el día de la patrona de los mares era día de procesiones, de multitud. El patricio optó por ese día para salvaguardar el proyecto. La nocturnidad, un lugar alejado hubiera sido sospechoso para el cobijo de nueve jóvenes. En esa casa los nueve hombres que cambiarían la historia: Felipe Alfau, Benito González, Juan Nepomuceno Ravelo, Félix María Ruíz, José María Serra, Juan Isidro Pérez, Pedro Alejandrino Pina, Jacinto de la Concha, Juan Pablo Duarte Díez, crearon la sociedad secreta La Trinitaria-SSLT-.El nombre emblemático por la Santísima Trinidad, por la tríada Dios Patria y Libertad, por las células de 3. Esos trinitarios, denostados con el nombre de filorios, fueron los diseñadores de la patria.Los principios fundacionales de la SSLT, afirma Félix María del Monte, citado por Troncoso, recuerdan la Conspiración de los Soles,el movimiento masónico gestado en Cuba para lograr la independencia del dominio español.La estructura perfecta para que la traición no afectara, aunque siempre daña la traición.El objetivo: la independencia. Conspirar y hacer que el pueble se subleve contra el poder haitiano. Para lograrlo, los grupos de tres debían multiplicarse. La identidad de los integrantes, nadie más allá del trío la conocería. Identificación mediante toques, colores, uso de seudónimos. Sin reglamento escrito, solo con letras el juramento firmado con sangre:”En el nombre de la santísima, augustísima e indivisible Trinidad de Dios Omnipotente, juro y prometo, por mi honor y mi conciencia, en manos de nuestro presidente Juan Pablo Duarte, cooperar con mi persona, vida y bienes, a la separación definitiva del Gobierno haitiano y a establecer una República libre, soberana e independiente de toda la dominación extranjera, la cual tendrá su pabellón tricolor, en cuartos encarnados y azules, atravesados por una cruz blanca. Mientras tanto, seremos reconocidos los Trinitarios con las palabras sacramentales: Dios, Patria y Libertad. Así lo prometo ante Dios y el mundo: Si lo hago, Dios me proteja, y de no, me lo tome en cuenta, y mis consorcios me castiguen el perjurio y la traición, si los vendo”. El 16 de julio de 1838 fue el inicio de la epopeya con el nombre de República Dominicana.