Esperanza de techo propio

Al inaugurar una serie de obras complementarias de lo que podría definirse como la primera etapa del proyecto habitacional Juan Bosch, el presidente Danilo Medina reivindicó el derecho que tiene la clase media baja de un techo digno.
Ciertamente, por primera vez y gracias a los esfuerzos del gobierno asociado con el sector privado, miles de familias de ingresos medianos tienen la oportunidad de adquirir una vivienda en un entorno realmente impresionante.
Ciudad Juan Bosch es un proyecto modelo equipado con todas las facilidades: acueducto, centros de recreación, destacamento policial y bomberos, hospital, calles bien asfaltadas, vigiladas por cámaras de seguridad, áreas verdes, iglesia, supermercado, campos deportivos, sistema de iluminación, programa energético las 24 horas, transporte de la Omsa, estancia infantil, escuelas, atenciones para adultos mayores, en fin, un ambiente casi paradisíaco.
Por tales motivos, las expresiones del presidente Medina de que proyectos como Ciudad Juan Bosch hacen posible una nueva generación de ciudadanos con ganas de progresar, trabajar y labrar un futuro mejor para sus hijos y el país, son realmente valederas a la luz de la realización de obras de gran magnitud social.
Hay que reconocer como hubo de hacerlo el presidente Medina el trabajo eficaz del ministro de la Presidencia, Gustavo Montalvo, coordinador de la Ciudad Juan Bosch y de otros proyectos importantes ejecutados por el gobierno como el sistema 9-1-1.
Muchos dominicanos, incluyendo quien suscribe, tenemos la esperanza de adquirir una vivienda y hacer realidad el sueño de un techo propio, un derecho enarbolado primero por el extinto Dr. Joaquín Balaguer y ahora por Danilo Medina.