ESTUDIANTES PIENSAN EN VERDE

A1111111111111111111111111111111111111

El campus de la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña (Unphu) es otro mundo, en el que los árboles tienen su espacio, el verde abraza a los que llegan y la limpieza de su patio nos habla del compromiso con el medio ambiente de los que allí estudian.
La higiene, el verdor y ese aire diferente que se respira en la Unphu, no es casualidad, es gracias a las diversas estrategias que se implementan en la casa de estudios para involucrar a la comunidad educativa en la conservación del planeta.
Y ese compromiso ha impulsado a maestros y alumnos a involucrarse en la organización de lo que han denominado “Soy Unphu. Pienso en Verde”, que tiene como señal principal el color verde, como símbolo de su interés por cuidar el medio ambiente
“Desde este programa en la universidad desarrollamos e impulsamos iniciativas que tienen como objetivo el cuidado del medio ambiente y de los recursos naturales, la optimización del uso de energía, la generación de fuentes alternativas, y la difusión y concientización referida a estos temas”, explica la ingeniera Dolly Martínez, coordinadora Medioambiental y directora del programa.
Desde el nacimiento del proyecto, en el año 2010, “Soy Unphu. Pienso en Verde” han participado más de mil estudiantes entre los que figuran: Gabriela Ventura, Wellington Peralta, José Robles, Astrid Daffini, Katherine Acevedo, Rosady Cedano y Elismer Pichardo, de las carreras de ingeniería química y civil, así como de administración de empresas.
Por esa iniciativa los chicos han participado en jornadas de limpieza de playas, siembra de árboles y reforestación y han podido comprobar el problema que causa a la naturaleza el accionar de las personas, pero también han logrado identificar las diferentes formas de evitar este daño y las posibles soluciones.
Como el caso de Katherine Acevedo quien llegó al programa invitada por sus compañeros y decidió quedarse luego de participar en una limpieza de playa y ver con sus propios ojos la gran cantidad de basura que la gente deja.
“En 19 años que tengo nunca me había interesado por cuidad la playa, siempre que iba la veía limpia, no sabía que los seres humanos le hacíamos tanto daño al medio ambiente. Gracias a esta iniciativa ahora pienso diferente, ya tengo conciencia de como cuidar nuestro entorno y ayudar a otros a cuidarlo también”, dice.
Elismer Pichardo tiene dentro de este “grupo verde” unos tres años y dice que uno de los logros más palpable que pueden exhibir es la campaña de separación de residuos sólidos en el campus de Santo Domingo.
“La universidad está limpia ya los estudiantes han aprendido a separar la basura y lo más importante ha no echarla en el suelo”, explica.
Asimismo cuenta que este programa también promueve el reciclaje como medida para frenar la contaminación que tanto daño causa.
Poner el oído en el corazón de la naturaleza. Por su lado Wellington Peralta, habla de lo importante que es reconocer cuando le estamos haciendo daño a la naturaleza y empezar a trabajar para su conservación.
“Yo siempre he tenido entusiasmo por cuidar el medio y como me gusta también la fotografía he ido documentando eventos que van en perjuicio del planeta”, dice.
Astrid Daffini coincide con Peralta, habla de lo importante que es ver la realidad de lo que está pasando actualmente con la naturaleza “es darnos cuenta que si no hacemos nada, en poco tiempo no tendremos un entorno sano”, explica.
Otros jóvenes como Gabriela Ventura entraron en este espacio movidos por una sensibilidad natural hacia el cuidado y preservación de la tierra.
“Desde siempre he tenido claro que somos los responsables de cuidar nuestro entorno, del cuidado que debemos tener con los ríos, playas y del impacto negativo de la basura sobre el entorno. Con este tipo de movimiento estamos aportando un granito de arena para cuidar el planeta”, detalla.
Vida universitaria. Tanto José Robles como Rosady Cedano están muy de acuerdo con lo dicho por sus compañeros, pero también han visto otro aspecto importante dentro de “Soy Unphu. Pienso en Verde”, y este tiene que ver con el poder de hacer vida dentro del campus más allá de su formación académica.
“También hemos aprendido a trabajar en equipo, a hacer propuestas y que estas sean tomadas en cuenta y sobre todo estamos aprendiendo a luchar por un ideal”, dicen.