Estudio Deportivo. Cambio grande

Vian Araujo Puello

La República Dominicana tiene desde el año 1969 al menos la transmisión de un partido de Grandes Ligas en televisión abierta. Desde esa ocasión hasta el año pasado, llegamos a tener hasta tres partidos en jornadas especiales en donde el dominicano podía tener la mejor acción posible de las Mayores.
Al momento de escribir estas líneas, ningún grupo económico ha firmado contrato con los oficiales de MLB, por tanto preocupa a muchos que hemos conocido la información, mientras el pueblo llano la espera con ansias para poder ver el mayor escenario de atletas dominicanos en todo el mundo.
Al parecer en los últimos dos años, el Grupo Telemicro tuvo que hacer de tripas corazón para poder transmitir los encuentros de Grandes Ligas. El apoyo publicitario no le permitió planificar dentro de su gran estructura, tener unas horas de televisión en el primetime de sus canales.
Quizás muchos lo ven como algo muy simple, pero además de pensar como televidente y fanático del juego, también hay que hacerlo pensando en los millones que una planta televisora pierde cuando tiene que usar unas 7 u 8 horas de televisión para transmitir dos encuentros de béisbol diariamente de béisbol.
Lo que más llama la atención es que al parecer al empresariado dominicano no le hace sentido apoyar las transmisiones, ya que año tras año veíamos menos comerciales de las principales empresas del país en los partidos de Grandes Ligas, pero sí la vemos en proyectos de películas que no llevan a más de 10,000 personas en varias semanas al cine.
Las Grandes Ligas, conjuntamente con la NBA, tienen a miles y miles de seguidores diariamente conectados.


COMENTARIOS