Estudio establece diversas formas maltrato obstétrico

Sonia Vásquez, Lourdes Contreras y la doctora Lilian Fondeur, cuando presentaban el estudio en el MS

En la República Dominicana persisten la desigualdad de género, maltrato obstétrico, resignación por parte de las mujeres víctimas, incumplimiento de las normas y baja calidad en la atención por parte del personal de salud que cuida a las madres durante el proceso de parto.
La afirmación está contenida en un informe entregado ayer por el Ministerio de Salud y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), el cual tomó como referencia seis casos de muertes maternas ocurridas durante el período 2013-2014 en un hospital regional de segundo nivel.
El estudio fue presentado por la doctora Lilian Fondeur, médica en ejercicio, Sonia Vásquez, de Unpha, y Lourdes Contreras, del Centro de Estudio de Género del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (Intec).

El estudio es un análisis cualitativo de la desigualdad de género manifestada de diversas formas en la vida de las mujeres, cuyos embarazos o partos terminaron en fallecimiento.
En todos los casos se evidenció un fuerte sentido de deshumanización por parte del personal de salud a cargo de la atención hospitalaria, el cual se manifestó en descuido y desinterés en la atención sobre la vida de la mujer parturienta, dice una de las conclusiones.
El estudio analiza que las mujeres reciben el servicio de salud como un favor, mientras el personal de salud ejerce el dominio del espacio hospitalario y trata a la madre como una subordinada o la depositaria de sus órdenes. Se trata de un cultura nociva.
Maltrato Asimismo, el estudio comprobó la existencia de maltrato a las mujeres embarazadas, en labor de parto o post aborto, lo califica como violencia obstétrica. Las mujeres fueron agredidas verbal y emocionalmente, recibieron reproches, amenazas, calificativos, atendidas con negligencia y hasta fueron abandonadas por parte del personal de salud.
En las conclusiones del estudio se establece que la violencia obstétrica se encuentra enraizada en la construcción desigual de los géneros en la sociedad dominicana y se agudiza ante la presencia de variables como la edad, la etnia, la procedencia o la condición económica. Se documentaron varios casos de negligencia por parte del personal de enfermería al cumplir las órdenes médicas y de residentes durante el proceso de seguimiento al parto. Algunas usuarias manifestaron temor a recibir atención pública y dijeron que era la única opción


COMENTARIOS