Estudio revela feminización en la educación media

Dibujo

Un estudio cualitativo sobre las Perspectivas de la Educación Media en República Dominicana revela que en ese nivel hay una mayor presencia femenina, una proporción importante de madres adolescentes, concubinatos y que más del 70% de los estudiantes son de las zonas urbanas, sobre todo del Distrito Nacional y el Gran Santo Domingo.

La deserción escolar está presente y se vincula con la desigualdad y la falta de oportunidades que tienen esos jóvenes del sistema de enseñanza pública, indica el estudio realizado por la Oficina Nacional de Estadística (ONE) bajo la dirección de la antropóloga Tahira Vargas.

La repitencia es otro de los hallazgos y las causas van desde la falta de documentos, el trabajo, la movilidad de una provincia a otra o hacia el exterior, conflictos con profesores e inserción laboral hasta problemas de conducta en el aula.

A pesar de los escenarios adversos que pudieran enfrentar estos jóvenes, con edades entre 14 y 19 años, aspiran llegar a la universidad para estudiar derecho, arquitectura, ingeniería, contabilidad, ingeniería de sistemas, medicina, periodismo, educación, psicología e historia, entre otras.

Con relación a las metas futuras se registran algunas diferencias entre la población masculina y femenina.

Mientras los varones se inclinan por la carrera militar o el béisbol, las que son madres adolescentes expresan su interés por terminar el bachillerato para ingresar a la universidad.

Las explicaciones. De acuerdo con las conclusiones del estudio, la feminización de la educación media podría estar relacionada con “una visión de futuro enraizada en la educación técnica y superior como el medio para el ascenso social”.

Respecto a la maternidad se presenta “como una opción que puede o no combinarse con la educación media y superior. De ahí que en la población que asiste se presenta una proporción importante de madres adolescentes en todos los grupos socioeconómicos y con diversos tipos de hogares incluyendo hogares unipersonales”.

En cuanto a la población masculina, su menor peso cuantitativo los investigadores lo relacionan con la búsqueda de ingresos y ascenso social rápido, lo cual no le ofrece el proceso educativo.

Sobre la concentración de la educación media en los grandes centros urbanos como el Gran Santo Domingo y el Distrito Nacional se explica en que, precisamente en esas zonas geográficas, está la mayor concentración de la población del país.

“La mirada al territorio desde la población que asiste muestra una gran concentración en las grandes provincias, Santo Domingo y Distrito Nacional, acompañada de una provincia que no tiene estas características como es la provincia Hermanas Mirabal. Esta provincia es pequeña pero parece tener procesos socioeducativos que favorecen una mayor matriculación y asistencia en el nivel medio”.

Embarazos, profesores. En la población bajo estudio aparece un segmento casado o unido que interactúa con los solteros. Tanto el embarazo como el matrimonio parecen no afectar la asistencia de los adolescentes al aula, aunque se registran factores externos negativos del propio sistema.

Entre estos violencia, discriminación y bullying hacia adolescentes embarazadas y casadas-unidas, conflictos entre personal docente y estudiantes, deficiencias en las metodologías educativas e intolerancia cultural, entre otros.

La investigación permitió establecer, a partir de las conversaciones con los grupos focales y entrevistas, que hay fuertes quejas sobre la incapacidad que tiene el personal directivo y docente para escuchar a los adolescentes, integrarlos y ofrecer espacios de diálogo.

“Estos factores se presentan como parte de las causas de sobreedad y repitencia junto a los problemas de documentación, inscripción tardía, movimientos migratorios y vulnerabilidad. La educación media pareciera estar desvinculada de las necesidades y realidades diversas de la población adolescente de ambos sexos y se une a la vulnerabilidad que viven los estratos más pobres del país”.