Estudio revela se violan los derechos personas se drogan

Personas que se drogan y tienen VIH reciben violaciones a derechos

Las personas que usan drogas en la República Dominicana están entre las poblaciones que mayores violaciones sufren de sus derechos, la mayoría de estos usuarios de drogas desconoce la ley 50-88 y el 25% no tiene documentos de identidad.
Esta información está contenida en un estudio sobre uso de drogas y prevención de VIH/Sida entre poblaciones de alto riesgo en la República Dominicana y que fue realizado por el Centro de Orientación e Investigación Integral (COIN).
El estudio, que tomó una muestra de 55 personas, siete mujeres y 48 hombres con edades comprendidas entre los 18 y 50 años, residentes en ocho barrios populares del Gran Santo Domingo, es revelador.
La muestra tiene una representación mayor de jóvenes entre los 26 y 33 años, de sectores como El Manguito, Capotillo, Ciudad Nueva y Guachupita.
Cuando a esa población se le preguntó dónde estuvo durante los últimos 16 días, contestó que estuvo en condición de arresto y que fueron detenidos de forma arbitraria.
En numerosos casos fueron víctimas de cobro de cuotas o peajes por parte de la autoridad que lo arrestó. Cuando se negaban a pagar los llevaban presos.
El 67% no estuvo en ninguno de los lugares mencionados, cárcel, detenido, centros de tratamiento, hogar para indigentes y ninguno. El 9% estuvo en un centro de salud recibiendo asistencia ambulatoria.
Las personas que usan drogas en el país están entre los que tienen acceso más limitado a los servicios de salud, ya sea por falta de médicos o por la discriminación en algunos centros de salud.
Esta población tiende a automedicarse o a depender de los servicios de emergencia cuando necesitan una atención médica.
Asimismo, las personas que usan droga tienen dificultad de acceso a tratamientos o terapias que los lleven a dejar de consumir. Muchos de ellos recaen, previo han buscado tratamientos.
El estudio pone en evidencia que las personas que se drogan son víctimas frecuentes de diversas formas de discriminación por parte de entidades como la Policía, la familia y el personal llamado a darle atención sanitaria .
Otro aspecto estudiado fue la baja percepción de riesgo de adquirir el VIH; esto se refleja en que casi un cuarto de los entrevistados no se había realizado una prueba para verificar la presencia de la infección.
En el acto en que se presentó el estudio participó personal de salud y de los derechos humanos.