Europa mantiene estatus de segundón en mundo tecnología

(FILES) In this file photo taken on December 11, 2014 the logo of the online retailer Amazon is displayed on computer screens in London. Traditional television titans are bulking up in a battle with online streaming giants Netflix and Amazon as viewers take to binging on shows when and where they want.The latest evidence was the surprise move this week by US cable giant Comcast to outbid Rupert Murdoch's 21st Century Fox for pan-European satellite TV group Sky with an all-cash offer valued at more than $31 billion (25 billion Euros).
 / AFP / LEON NEAL
(FILES) In this file photo taken on December 11, 2014 the logo of the online retailer Amazon is displayed on computer screens in London. Traditional television titans are bulking up in a battle with online streaming giants Netflix and Amazon as viewers take to binging on shows when and where they want.The latest evidence was the surprise move this week by US cable giant Comcast to outbid Rupert Murdoch's 21st Century Fox for pan-European satellite TV group Sky with an all-cash offer valued at more than $31 billion (25 billion Euros). / AFP / LEON NEAL

Qué le falta a Europa? Tiene muy buenas universidades, fantásticos sistemas de transporte, más del doble de la población de Estados Unidos, los mejores autos, relojes, vinos y cervezas (bueno, los estadounidenses ya hacen mejor cerveza).
Tantas gloriosas ventajas. Y, sin embargo, el Viejo Continente, como siempre, sigue manteniendo su estatus de segundón en el mundo de la tecnología de consumo.
Los años dorados de Nokia Corp. y Ericsson AB son un recuerdo lejano y Europa no tiene nada remotamente comparable a Apple, Amazon, Alphabet, Microsoft, Facebook, o Alibaba y Tencent, compañías con capitalizaciones de mercado que van de 400 mil millones a un billón de dólares.
La empresa tecnológica europea más popular es Spotify (34 mil millones de dólares) y la más valiosa es SAP (140 mil millones de dólares), el fabricante alemán del software más aburrido del mundo.
La buena noticia para las startups de Europa es que hoy se les presenta la mejor oportunidad para remontar. Los campeones nacionales de China batallan para expandirse en otros mercados. Y Silicon Valley lleva dos años en una cadena de errores evitables: las fake news, Cambridge Analytica, el nuevo teclado de la MacBook Pro.
El 13 de agosto, Associated Press reportó el último escándalo, Google rastrea las ubicaciones de los usuarios de sus aplicaciones y almacena esos datos incluso cuando las personas cambian su configuración de privacidad.
Facebook y Google representan el argumento más convincente de que el mundo necesita visiones alternativas del futuro; todo lo que el Viejo Continente debe hacer es encontrarlas.
En los últimos años, Europa ha captado el dinero que antes le faltaba, ha eliminado algunas barreras a la expansión regional y ha construido un buen puñado de centros de emprendimiento. “El ecosistema tecnológico de Europa tiene el talento, la ambición y la velocidad para producir empresas de escala comparable a los Facebook y los Uber del mundo”, dice Manish Madhvani, cofundador de GP Bullhound LLP, un asesor de inversiones enfocado en la tecnología.
Y con todo, muchos de los mejores esfuerzos del continente naufragan o se venden demasiado pronto. Vale la pena recorrer ciudades históricas y oportunidades comerciales perdidas para descubrir qué fue lo que salió mal, y lo que finalmente puede ir bien.
En Berlín, el problema comienza cuando se piensa en pequeño. Durante más de una década, Rocket Internet SE ha desarrollado una serie de negocios aquí, en la ciudad con más startups per cápita de la región.
En su mayoría, Rocket copia de manera descarada exitosas empresas estadounidenses y asiáticas con la idea de crear líderes en el mercado regional o, cuando menos, convertirlas en una molestia tan latosa que las empresas originales las compren. Rocket ha atraído a miles de jóvenes graduados que de otro modo podrían aspirar a algo más que trabajar en su fábrica de clones en el día y disfrutar de los antros de Berlín en la noche.
Incluso la creación más exitosa de Rocket, Zalando SE (inicialmente un clon de Zappos.com que se ha convertido en la mayor tienda de moda en Internet de Europa), no ha escalado otro nivel. Aunque Zalando tiene un valor de mercado de más de US$14 mil millones y quince mil empleados, sus ventas se mantienen concentradas en Alemania, Austria y Suiza, y sus miras son modestas. Su expansión en Irlanda y República Checa este verano ha sido la primera desde 2013.