Eventuales acciones a partir de las relaciones RD–China

EDUARDO KLINGER PEVIDA.
EDUARDO KLINGER PEVIDA.

El empresariado dominicano abrió la puerta de las intensas relaciones comerciales desarrolladas con China. Lógicamente así debe ser, en tanto el Gobierno crea un marco jurídico y práctico que las incentive y las proteja. En 2017 el intercambio alcanzó 2,603 millones de dólares correspondiendo a RD solo 145 de exportaciones, en consecuencia el déficit fue de 2,458 millones. No es un consuelo el hecho de que es la mitad del déficit con EE.UU. sino un indicador de que el país tiene mucho que hacer en términos de incrementar su oferta exportable y, además, agregarle valor a los rublos agropecuarios que tienen espacio en el mercado internacional. América Latina y el Caribe tuvieron un déficit en el comercio global con China pero el pasado año el balance de exportaciones – importaciones de alimentos favoreció a esta región por 26 mil millones. China alberga una enorme población en un país territorialmente gigantesco pero con tierras poco productivas. Por tanto, necesitan alimentos.
Dada la disposición y capacidad china para invertir pudiera canalizarse una parte a industrializar varios de nuestros productos agropecuarios de manera de incrementar el valor de nuestras exportaciones y mientras aumentamos nuestro aporte al intercambio comercial con China nos reposicionamos como mercado alimenticio del Caribe. Debemos acercarnos al estudio de factibilidad para un acuerdo de libre comercio con China. Para los que viven de susto en susto y en todo ven un peligro me permito señalarles que Costa Rica tiene desde hace más de cinco años uno vigente – y sigue participando del DR CAFTA sin haber sufrido ningún terremoto geopolítico – y Panamá ya empezó a acercarse. Los chinos gustan de acuerdos de libre comercio.

Se piensa en inversiones en infraestructura y sí, ciertamente, es un sector en el que los chinos invierten mucho. Siempre se piensa en el puerto de Manzanillo. Es correcto, se trata del mejor puerto natural del país y se encuentra en la costa norte. Sin embargo, sería estratégicamente relevante verlo como parte de la aspiración de convertirnos en el hub comercial de la región creando un esquema logístico de acopio y distribución de carga de exportaciones e importaciones de las islas del Caribe con un tren que conecte los puertos de la costa sur con Manzanillo y al revés. Los chinos invierten mucho en ferrocarril, lo están haciendo en Costa Rica y Panamá. Para RD se abre gran potencial para las zonas francas por las cercanías a la costa este estadounidense, el sur de Europa y el noroeste de África.

China es el principal emisor de turistas en el mundo, con más de 130 millones de ciudadanos viajando. Ya concedieron a Panamá la calificación de “Destino Turístico Aprobado” lo cual abre ese destino a la promoción turística. Air China inauguró dos vuelos semanales. En 2018 los panameños esperan 40 mil turistas y para 2019 unos 200 mil. La realidad es impresionante y deja sin argumentos a los pesimistas profesionales abriendo un gran desafío al Gobierno y al empresariado.