Evitemos una crisis sanitaria

Una de las aristas más inhumanas y repudiables de las huelgas médicas es que el Colegio Médico Dominicano (CMD) persiste en usar ese método a sabiendas de que agrava la situación creada por la intervención simultánea de decenas de hospitales para fines de reparación y remodelación. Ese estado de cosas de por sí ha limitado los alcances de la asistencia en salud y el gremio médico lo sabe, pero aprovecha ese factor para afianzar los efectos de las repetidas huelgas. La situación justifica las preocupaciones de los sectores que han estado mediando tratando de solucionar el conflicto antes de que llegue a agravarse por vía de una radicalización de las posiciones de las partes.
Está claro que, al menos en esta etapa, al gremio médico no le inmuta el problema de la limitación y calidad de los servicios. Su lucha es por las reivindicaciones de sus afiliados, y por eso no invoca el argumento de la calidad de la asistencia que se da a las clases más vulnerables. En tiempos normales, con los médicos sirviendo en sus puestos, es deprimente observar que hay pacientes que tienen que esperar meses para lograr una cita para exámenes o seguimiento de sus afecciones de salud. Y cuando se paralizan las consultas y otros procedimientos por causa de la huelga de médicos, los aplazamientos de citas son aún más largos y perjudiciales para los enfermos. Definitivamente, hay que atajar la posibilidad de una crisis sanitaria.

Entrenamientos al extremo

Es preciso que la Armada Dominicana arroje luz sobre el caso de dos aspirantes a guardiamarina de reciente ingreso, que perecieron después de una sesión de ejercicios de entrenamiento. Hay que explicar si antes de ser sometidos a ejercicios extremos, los jóvenes Félix Daniel García Cordero y Cristopher de Jesús fueron sometidos a evaluaciones médicas que indicaran si su condición de salud les hacía aptos para soportar grandes esfuerzos. Se sabe que el militar debe someterse a condiciones al límite, lo más parecidas posible a la realidad del campo de batalla, pero inquieta que puedan ocurrir sucesos tan lamentables como el que tratamos.
El estamento militar debería hacer precisiones puntuales en relación con las circunstancias que pudieron haber ocasionado estos dos fallecimientos.


COMENTARIOS