Experta señala Ley 155-17 tiene laguna debe enmendarse

Ana María de Alba, presidenta de la firma Consulting Services for Banking and Management (CSMB

La Ley 155-17 contra el Lavado de Activos y Financiamiento del Terrorismo tiene una laguna: la actividad sospechosa en un banco debe reportarse en cinco días, lo que no permite a la entidad financiera realizar una investigación profunda.
Así lo consideró ayer Ana María de Alba, presidenta de la firma Consulting Services for Banking and Management (CSMB), al dictar una conferencia sobre “Riesgos bancarios, delitos financieros y Ley Antilavado” en el hotel Intercontinental.
Planteó que a las entidades financieras debe dárseles más tiempo para que realicen un reporte de una actividad inusual al ente regulador.
Expresó que en un futuro ese aspecto de la ley debe modificarse, aunque existen países en los que el período de tiempo es menor.
“Esa es la única laguna que tiene la Ley 155-17 y estoy segura de que en el futuro habrá una enmienda para que haya un mayor flujo de información en los bancos”, manifestó.
Explicó que el costo de implementación de la ley es alto para los bancos y tendrá un impacto en los servicios financieros.
“Ese costo se traspasará a los servicios, aunque con el avance de la tecnología, ese costo se va reducir”, manifestó.
Sostuvo que si el sector financiero no invierte lo suficiente en la educación de sus empleados, se abriría un resquicio para las actividades delictivas.
Consideró que el personal de los bancos tiene alta rotación, sobre todo los cajeros, y poca educación en cuanto a lavado de activos.
Indicó que la nueva normativa plantea responsabilidades que implican dejar establecidos procesos cuyo incumplimiento total o parcial pudiera ser tipificado como falta de consecuencias del tipo civil o penal, dependiendo de la gravedad del caso, lo que podría implicar amonestaciones, multas y suspensiones temporales.
Señalo que la ley exige mantener un adecuado registro de la actividades comerciales de los relacionados comercialmente u orgánicamente con la entidad bancaria.
Explicó que eso conlleva la creación de una estructura que identifique a dichos individuos o instituciones, tal como el expediente único, que facilita cumplir con los requerimientos asociados a “conozca al cliente”.
Indicó que en muchos casos, los reguladores no tienen suficiente experiencia para revisar los controles que haya implementado la entidad financiera.
De Alba resaltó la importancia de que los bancos conozcan a sus clientes, tomando en cuenta el uso que les da a los servicios que les ofrecen.
La conferencia fue auspiciada por el Grupo de Soluciones Informáticas (GSI).