Exportaciones formales hacia Haití registran crecimiento

Alvaro Sousa, presidente de Adoexpo

A pesar de las inesperadas vedas comerciales en la frontera y las medidas sorpresivas que en ocasiones adopta Haití con el comercio dominicano, el mercado de exportación formal con el vecino país se mantiene estable y el pasado año registró un incremento de entre 6 y 7 por ciento, que revierte una situación de decrecimiento progresivo que se experimentó en los últimos dos a tres años.
Alvaro Sousa, presidente de la Asociación Dominicana de Exportadores (Adoexpo) explicó que en el 2017 se exportó por encima de los 800 millones de dólares en el mercado formal, lo que mantiene el vecino país como uno de los primeros socios comerciales de República Dominicana.
“Si se elimina de la lista zona franca y minería, sería nuestro mercado numero uno de exportación, como mercado completo sería segundo o tercero”, destacó.
Recordó que el pico de exportaciones fue de 1400 millones de dólares en el 2014 y se debió, esencialmente, a la demanda de reconstrucción, luego del terremoto del año 2010.
Sin embargo, en los últimos dos a tres años se llegó a bajar de los US$800 millones, de acuerdo con cifras que manejan.
Ruidos ocurren en mercado binacional. Sousa explicó que en la exportación formal, Haití exige una serie de documentos y requisitos que se deben completar pero en el mercado binacional, con transacciones menores de US$3 mil, el manejo es distinto y es ahí que se presentan más ruidos.
Indicó que la situación afecta con mayor frecuencia en el mercado de Dajabón pero es un tema de constante discusión entre ambos Estados.
“Cancillería con Relaciones Exteriores de Haití están en conversaciones permanente porque al final lo que queremos es un marco regulatorio, saber todos a qué estamos expuestos y que de un día para otro no cambien las reglas del juego”, indicó.
Señaló que en el proceso se han dado cambios puntuales con temas terrestres que restan competitividad, por lo que apelan a que haya un tránsito eficiente “porque ningún país del mundo le puede ofrecer a Haití lo que República Dominicana le brinda y es el hecho de que en cuestión de seis a ocho horas pueda tener el producto en su planta de manufactura o en la granja.
Sosa puso como ejemplo el Acero, que va ganando demanda, y es un producto que de manera terrestre es más competitivo que por mar.
El presidente de Adoexpo reconoció el derecho absoluto que tiene Haití a cobrar sus impuestos y dijo que la exportación dominicana es transparente aunque muchas veces para ellos se convierta en un contrabando. “Lo que buscamos es el marco de que ellos puedan cobrar sus impuestos y nosotros poder exportar de manera eficiente”, puntualizó.