Exportar más no es simple opción

En la vida de las naciones el retroceso está contraindicado. No existe como opción. A veces lo imponen las circunstancias y coyunturas, pero siempre ha sido desafío vencer el estancamiento. Paso a paso, el turismo se ha convertido en un puntal importante de nuestra economía. Cada vez nos visitan más turistas y exportamos, a través de ellos, nuestros servicios y bienes, así como la satisfacción que se llevan a sus respectivos países por el disfrute de los encantos propios de este enclave caribeño.
Pero las exportaciones directas de bienes, sobre todo los industrializados, están por debajo de lo que corresponde a las potencialidades de esta economía, que crece merced a factores que no incluyen las ventas al exterior entre sus ejes más decisivos. Y resulta que exportar más para nosotros no es opción elegible, sino que está impuesto por el tamaño, las características y necesidades de la propia economía, que tiene mucho ingrediente de deuda entre las variables de crecimiento.
El director ejecutivo del CEI-RD, Henry Molina, asegura que Gobierno y sector privado están convencidos de que el país está en un gran momento para impulsar las exportaciones. Las sinergias entre uno y otro sector, y las políticas públicas, apuntalan esa convicción. Es bueno que sea así, porque aumentar las exportaciones no es una opción. Es una necesidad inaplazable.

Por una cultura de aseo  y reciclaje

La mayor inversión que se haga para ampliar, mejorar y mantener los servicios de salud, siempre resultará insuficiente si se deja intacto el problema de la disposición final de la basura, que en nuestro país es crítico. La limpieza de los espacios habitables será siempre una de las mejores maneras de prevenir la multiplicación y transmisión de enfermedades. A partir de estos razonamientos es relevante que el Gobierno y el sector privado hayan articulado el plan Dominicana Limpia, enfocado a encarar el problema de la basura desde sus aristas más perjudiciales para la salud.
El país necesita fomentar una cultura de limpieza y aprovechamiento de los desperdicios mediante el tratamiento adecuado. En otros países la basura es fuente de empleo y producción de riqueza. Empecemos a labrar una cultura de limpieza y aprovechamiento.


COMENTARIOS