Factores que aumentan los combustibles

A1

Sin necesidad la fijación del precio de los combustibles es uno de los asuntos más controvertidos. Todas las semanas hay un nuevo precio para el galón de gasolinas, gasoil y demás derivados, y los consumidores indignados, entienden que no se mueven solo con el precio internacional (y la tasa de cambio) del crudo, como sucede en otros países, que incluye otros costos.
Y tienen razón. Se debe explicar que tres son los componentes. Uno, el costo del crudo y/o derivado importado, más otros gastos que nunca se detallan, y debe hacerse. Que sumados forman la Paridad de Importación. Para el costo del crudo el gobierno toma como referencia estándar la cotización del West Texas Intermediate (WTI) en la principal bolsa de las materiales primas (New York Mercantile Exchange).
Dos, los impuestos, uno fijo por galón establecido en Ley No. 112-00, y otro variable que cambia con el precio del crudo, ad-valorem de 16% según Ley No. 495-06. Y tres, el margen (son varios) de intermediación, en teoría constante por galón, en la práctica diferente. Como demuestro, por el aumento de margen, sumado al adicional generado por el ad-valorem de 16% cuando aumenta el crudo, es lo que ha motivado quejas de los consumidores.
Con un ejemplo se entiende mejor la historia. Para comparar tomo como referencia la cotización de $30 dólares el barril de crudo a finales de enero 2016. En pesos, según la tasa de cambio vigente en el momento, representaba 20% del precio interno de la gasolina regular y 27% del gasoil regular. Esta semana subieron a 31% y 39%, respectivamente. Es decir, un mayor peso relativo del crudo.
Asumiendo una representación media de 35% en el precio del WTI y aplicándolo al aumento de $26.26 pesos el barril (diferencia entre los $30 dólares y $56.56 dólares la cotización el sábado pasado), esta semana el galón de gasolina regular debió venderse al público en 166.80 pesos, con un aumento de $9.30 pesos respecto al precio de $157.50 pesos a final de enero 2016. Y el gasoil regular en $126.30 pesos, en aquella fecha se vendía en $117 pesos.
Como el galón de los productos se está vendiendo en $206.70 y $167.50 pesos, respectivamente, el sobre precio que sienten los consumidores puede estimarse en 39.90 pesos la gasolina regular y $41.20 pesos el gasoil. Como dije debido al adicional del ad-valorem de 16% cuando sube el petróleo, y por el aumento de margen de los intermediarios, de RD$3, un 8.46%, de $35.47 a 38.47 pesos la gasolina regular, y $2.50 pesos, un 8.12%, de $30.79 a $33.29 pesos el gasoil regular, ambos entre finales de enero 2016 y el sábado pasado.
Con la reforma fiscal, no antes porque están relacionados, es que se revisará la Ley de Hidrocarburos para eliminar el ad-valorem de 16% y su incidencia cuando sube el crudo. Mientras tanto, antes que el petróleo suba y se estabilice sobre los $60 dólares como estiman algunos expertos, en la intermediación y dentro del modelo vigente de precios máximo, debe establecerse la libre competencia. Está claro que la ausencia de competencia efectiva ha contribuido a elevar los precios internos y la economía ha perdido competitividad.


COMENTARIOS