Factores que disminuyen el riesgo

moEs

Los síntomas de cáncer ovárico son con frecuencia vagos y tanto las mujeres como los médicos normalmente confunden esta enfermedad con otras afecciones benignas más comunes.
Lamentablemente es un tumor de difícil diagnóstico y cuando da síntomas es porque la enfermedad ya está avanzada (80 % de los casos se diagnostican con enfermedad etapa clínica III o IV). Lo más trágico es que muchas veces las mujeres empiezan a quejarse de alguna sintomatología y esos síntomas se atribuyen a problema digestivos.
Por lo expuesto anteriormente, se recomienda que acuda al médico si usted siente los siguientes síntomas a diario o durante varias semanas:
Distensión abdominal (inflamación), sensación de plenitud, falta de apetito, náuseas, vómitos, pérdida o aumento de peso, aumento del perímetro abdominal, pesadez o dolor en el abdomen o en la pelvis, sangrado vaginal, síntomas urinarios tales como urgencia (sensación constante de tener que orinar) o aumento en la frecuencia (tener que orinar muy a menudo).
En ocasiones, no hay ninguna señal de aviso, por tanto, la enfermedad se descubre con un examen ginecológico o también se puede descubrir con una ecografía o durante una intervención quirúrgica hecha expresamente para ello o por cualquier otro motivo.


COMENTARIOS