Falta fondos estanca lucha violencia contra mujeres

Sergia Galván y Lourdes Contreras recordaron que en el Congreso reposa un proyecto de Ley.

Hasta que no se disponga de los fondos suficientes para aplicar políticas públicas efectivas, seguirá en aumento la cantidad de mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas, afirmaron las feministas Sergia Galván y Lourdes Contreras. Las activistas consideran que las medidas adoptadas hasta el momento han sido de carácter coyuntural, lo que no garantiza resultados ni a corto, ni a mediano, ni a largo plazo.
Se emiten muchos discursos pero no hay una política coherente, expresó Galván, al tiempo de preguntar dónde está el presupuesto de 2018 para enfrentar la violencia de género y- a seguidas- respondió, no lo hay y esa es parte de la debilidad en la capacidad de respuesta al problema.

Recursos, coordinación interinstitucional y mensajes contundentes a la Nación son fundamentales para lograr impactar de manera positiva, afirmaron.
Cultura machista. En vez de erradicarse, se fortalece. La situación desigual entre hombres y mujeres requiere de políticas permanentes y sistemáticas, enfatizaron.
Recordaron que producto de ello la sociedad educa a los hombres para ser agresores y a las mujeres para ser tolerantes y sumisas.
Esa cultura, consideran, solo se cambia con un programa de reeducación. Por tanto, una política para que sea efectiva requiere cambios culturales. Modificar esa cultura machista no se logra de un día para otro, enfatizaron.
Ley obsoleta. La legislación actual también resulta ya obsoleta, por lo que es necesario trabajar ese aspecto. Galván y Contreras abogan por una política de prevención global que incorpore al sistema educativo, salud pública, justicia, a los medios de comunicación, en fin a la sociedad en su conjunto.
“Hay instituciones claves como el Ministerio de Salud que no termina de asumir su responsabilidad, también el ministerio de Educación”, precisó Galván.

Insisten en que la ley 24-97 es obsoleta. De hecho en el Congreso Nacional reposa un proyecto de ley orgánica desde hace más de cinco años.
Demagogia. Los congresistas, pese a decir que están alarmados con la violencia, no actúan y mantienen estancada la iniciativa legislativa. Al analizar las diferentes vertientes, concluyen en señalar que realmente no hay voluntad política.
Para las activistas hace falta un compromiso político de alto nivel.
Ambas se quejaron de que cada funcionario tiene un plan y una estrategia diferente.
Atención. Afirman que el nivel de atención a las víctimas es otro renglón a revisar, tras recordar que en casos en los cuales se ha emitido orden de alejamiento, luego los hombres matan a las mujeres.
Una mujer que pone una denuncia eleva su nivel de riesgo, indicaron.
Recordaron que anualmente en el país se registran alrededor de 70 mil denuncias de amenazas de feminicidios íntimos, pero solo logran judicializarse apenas el 5 por ciento, lo que consideran un problema serio.

Visión errada. La violencia de género se sigue viendo y tratando como un asunto privado y particular.
“Hasta que no veamos la violencia como un problema social, de orden público, no vamos a tener una respuesta efectiva”, insisten, tras precisar que es una situación que afecta todos los aspectos de la vida.
Las feministas se preguntaron cuánto pierde el Estado cada vez que un hombre va a la cárcel.
Consideran que sería más efectivo invertir en prevención en vez de persecución. Claman para que de una vez y por todas se pueda pasar de los discursos a la acción.
Se han hecho más de 15 planes para enfrentar la violencia, pero, aseguran, la falta de presupuesto, ha sido una retranca para su ejecución.


COMENTARIOS