Faride enciende el debate sin pensar en boicot

Faride Raful.
Faride Raful.

Pese a no ser escuchada por sus compañeros diputados, la diputada perremeísta Faride Raful continuará pronunciándose contra la aprobación de préstamos que agobian al país para los compromisos y pagos del Gobierno, dentro de los que se encuentra la termoeléctrica de Punta Catalina, y contra el elevado endeudamiento público de la República Dominicana, que ya representa el 52% del Producto Interno Bruto (PIB), por un monto de 42 mil millones de dólares.
Su informe disidente como miembro de la Comisión de Hacienda es por estar en desacuerdo con el informe que aprueba la emisión de una deuda de 175 mil millones para el año 2018. Desaprueba un segundo proyecto de la Cámara de Diputados, de 26 mil millones, relacionado con el pago de Punta Catalina. “Los intereses de la deuda pública rondan aproximadamente el 27%, quiere decir que cada dominicano, por cada RD$100 que paga, 27 para los intereses de la deuda pública”.
La abogada y legisladora del Partido Revolucionario Moderno (PRM) se pronunció en este aspecto al recordar que sus compañeros de labor congresional la ignoraron en la última sesión de este año, cuando presentó su objeción al informe sobre la deuda del Gobierno, la que afirma que, de acuerdo al Fondo Monetario Internacional, podría alcanzar el 60% del PIB en los próximos tres años”.

En entrevista a Hoy, dijo que asume la posición de los diputados que no le prestaron atención a sus declaraciones “como parte de la dinámica en el Congreso, algo inevitable”. Insiste en su postura de no votar por proyectos que no considera favorables al país, para que quede constancia de su parecer. Empero, no lo ve como un boicot, sino como el “pan nuestro de cada día en esa cámara baja”, órgano del Estado que debía ser un escenario de debate. Denuncia la prerrogativa que tiene el Ejecutivo en este proyecto ley para modificar el Presupuesto hasta US$2 millones sin llevarlo al Congreso Nacional.