FELIPE siempre defendió a Pedro Martínez

A1

Cuando Pedro Martínez llegó a los Expos de Montreal después de la temporada de 1993 en un cambio desde los Dodgers de Los Angeles, se encontró con el primer dirigente dominicano en las Grandes Ligas: Felipe Alou.
Martínez venía de dividir tiempo entre relevista y abridor con los Dodgers de Los Angeles, cuando Alou lo llamó a su oficina antes de comenzar la campaña de 1994.
“Vas a ser mi cuarto abridor de la temporada”, dijo Alou a Martínez, según el relato que aparece en el prólogo de su libro “Alou: mi travesía en el béisbol”, escrito por Felipe Alou y el periodista de Associated Press Peter Kerasotis.
“Nadie te va a sacar de ahí tampoco”, dijo Alou a Martínez. “Esta es mi decisión. Si yo voy, tú vas. Y yo estoy aquí para quedarme. Esta gente hace lo que yo digo y digo que eres mi cuarto abridor. Y cuando digo número cuatro es porque hay gente delante de ti que han ganado el respeto de estarlo. Pero en realidad, eres número uno cuando te toca lanzar. Porque el primer, segundo y tercer abridor no pueden lanzar en tu puesto. Así que eres mi número uno en esa situación. No lo olvides. Eres mi número uno cada vez que tomas la pelota”.
Martínez resalta el aprendizaje que tuvo con Alou como dirigente, lo que le ayudó a mejorar como lanzador, pero más que nada, la confianza que le dio que sirvió para hacerlo un mejor lanzador.
“Es difícil describir lo que uno siente por un hombre que te apoya como lo hacía Felipe. Siempre estaba cerca de él, aprendiendo lecciones. Felipe siempre estuvo delante del juego, siempre veía cosas primero que nadie. Cuando todo el mundo estaba dando el primer paso, ya él iba por el cuarto. Felipe no necesitaba sabermetría. Él la llevaba en su cabeza, debajo de esas canas”, describe el inmortal de Cooperstown.
Martínez dice que sus cuatro años bajo el mando de Alou lo ayudaron a ser un inmortal.