Fernando Báez
El privilegio de ser padre

Por Luisa Blanco
Fotografías: Rubén Román

Entre montañas, bosques y animales, está el refugio de Fernando Báez, un hombre que bien se define como un eterno enamorado de Dios, la naturaleza y su familia, a la que cuida y preserva como el más preciado tesoro que el Señor le ha entregado para su gloria.

Paternidad y responsabilidad son dos palabras que ha llevado a la práctica y que marcaron su vida desde que tuvo el

privilegio de ser padre de seis hermosos jóvenes, que junto a su esposa y su perro Mimo, forman una gran familia unida por el amor de Dios y el respeto mutuo7

roveniente de una reconocida familia de artistas del lente, Fernando se describe como un apasionado de las imágenes de contenido y ha recorrido toda una vida en el mundo de la cinematografía, fotografía y vídeo.

Su abuelo, Tuto Báez, quien fuera fotógrafo y un renombrado pintor clásico dominicano, se recuerda por ser el realizador de la primera película de cine 35mm producida en la República Dominicana, titulada “El Milagro de la Virgen de la Altagracia”. Su padre, Manuel Báez, ejerció el oficio de la cinematografía y la fotografía. Ambos fueron su fuente de inspiración, y de ellos recibió como legado su pasión por las imágenes.

Fernando tiene una tendencia intuitiva hacia la excelencia, lo que se traduce en una ansiedad constante por la búsqueda del trabajo perfecto, que reconoce nunca haber realizado.

Es el presidente de Unicornio, Cine & TV, una empresa dedicada a la producción de comerciales de cine, vídeo clips, documentales, producciones musicales, conciertos entre otras producciones.

Actualmente es la casa productora más antigua del mercado y tiene en su récord ser la pionera en instalar la plataforma betacam digital SX y la primera plataforma de cine digital HD en el Caribe. 

De una profunda convicción cristiana, su vida y trabajo están delineados por esta condición, lo que ha provocado una marcada inclinación hacia los trabajos de profundo contenido y una determinante decisión de no involucrarse en trabajos cuyos temas laceren de alguna forma el mensaje de Cristo. Este es el motivo por el que no realiza comerciales que promuevan ningún tipo de vicio.

Aunque se congrega en la Iglesia Cristo Elim, su verdadera iglesia es su familia, y declara tener una estrecha relación personal con su Señor Jesucristo.

Criador de caballos de paso fino, pasión que hereda de su madre Doña Deydamia Mella y abuelo paterno Dagoberto Enrique Mella.

El mar es otra de sus pasiones. Enamorado del mundo submarino, ha realizado interesantes trabajos sobre los arrecifes de coral de la isla, así como de las Ballenas Jorobadas. Precisamente una de sus experiencias más intensas las vivió durante el rodaje de un documental en el Banco de la Plata, cuando por razones de un mal tiempo, su embarcación perdió contacto con él y sus asistentes durante un buceo con las ballenas y estuvo flotando a la deriva en las turbulentas aguas durante dos días hasta que por la mano poderosa de Dios fue rescatado junto a sus dos compañeros.

A sus 50 años de edad, sigue estudiando y preparándose profesionalmente. Su último título “Master Class en dirección fotográfica cine digital HD” lo obtuvo en la Universidad de Rockport College, donde ha realizado otras maestrías.

Tiene seis hermanos, cuadro familiar que repite ahora en su propia familia con cuatro varones y dos hembras: Frankie, José Alberto, Fernando, Jeimy Marie, Arturo Alberto y María Fernanda.

Su esposa, María Cordero, conocida en el mundo artístico como “María María”, es su compañera de toda una vida, y ha sido para él un soporte que le ha permitido su desarrollo personal y profesional. Hoy en día María se dedica a la canción y alabanza enteramente cristiana.

Además, Fernando es un fanático defensor del medio ambiente. Durante su vida profesional ha producido más de 300 documentales sobre los ecosistemas de la isla de República Dominicana, que le ha permitido conocer prácticamente todos los rincones de su amada patria y haber desarrollado un profundo amor por esta tierra.

Fernando Báez, junto a Leonardo Di Caprio, James Cameron y otras importantes figuras internacionales, es miembro del consejo de la fundación Reef Check Internacional, entidad que lucha a favor de la preservación de los arrecifes de coral en todo el mundo, dirigida en el país por Rubén Torres7

¿Cómo se siente en su rol de padre?

Siento un gran compromiso, porque ser padre de seis hijos en edades diferentes es algo bien complicado, pero como hombre cristiano me hace sentir un compromiso más grande y profundo, porque sé que los hijos, como dice la palabra, “son dádivas del Señor”. Lo mejor que puedo hacer por la sociedad, por mi país y como cristiano es ser el mejor de los padres o por lo menos intentar serlo.

¿Cuál es el mayor reto que ha tenido que asumir como padre?

Ser un ejemplo por lo que hago y no por lo que digo. Soy de los que piensan que si bien las palabras y los consejos son útiles, lo que verdaderamente trae luz a una familia y a una sociedad es el fruto de lo que eres. No basta lo que dices si no le enseñas lo que eres y pienso que el reto más grande es testificar con mis hechos lo que soy más que con mis palabras.

¿Cuál es el mejor ejemplo que le puede dar a sus hijos?

El matrimonio, porque la verdadera iglesia es la familia. El Señor quiere que tu casa sea tu iglesia. El mejor ejemplo es lo que fui como hombre, esposo y como padre. El ejemplo está en la familia, mi relación con mi esposa delante de mis hijos, porque en esa misma medida mis hijos van a responder. No pienso que un hombre irresponsable puede ser un buen esposo.

¿Cómo quiere que sus hijos lo recuerden?

Me gustaría que mis hijos me recordaran como un hombre temeroso de Dios, preocupado por su sociedad; quisiera que me recordaran como una persona que no vivió una vida indiferente a su entorno, una persona que se preocupa por lo que pasa en la sociedad, por los valores morales. Me gustaría que me recordaran como un inquieto conservador del medio ambiente, entiendo que es uno de los mejores legados que tenemos nosotros y que es un compromiso enseñarle a la futura generación a cuidar y mantener el medio ambiente. Simplemente quiero que me recuerden como un hombre temeroso de Dios, comprometido con su sociedad y su entorno.

Estamos en la era de la tecnología, ¿Cuáles valores humanos piensa que se deben preservar frente a ella?

Pienso que el temor reverente a Dios. A mi entender Dios no es un producto de moda. La gente está enfocada en ver un Dios castigador y prohibitivo. El valor más grande que debe mantenerse es el temor reverente a Dios, porque junto con eso vienen los principios morales que están establecidos. Si eres una persona que ama a su prójimo, serás incapaz de meterte en una actividad corruptiva.

¿Cómo recuerda el primer encuentro con su esposa?

María y yo nos conocimos en el mundo artístico en un proyecto que se llamaba “María María” en Rahintel en el 1984 y la verdad que me enamoré de ella desde el primer momento en que la conocí. María fue para mí una luz en medio de tantas cosas que a veces hacen que se pierda la cabeza. Tenemos más de 15 años en el evangelio y 23 de matrimonio. Estamos convencidos de que Dios nos regaló estos talentos y tenía ese plan con nosotros en nuestras vidas.

¿Qué es lo que más le gusta de ella?

Su sensibilidad artística es la parte que siempre me llamó a la atención, la capacidad de dar y de expresar su cariño. Con su sonrisa lo dice todo, eso es lo que más me gusta de ella.

¿Cómo definiría el matrimonio?

El matrimonio es un ejercicio donde la pareja intenta alejar el egoísmo de su condición humana. Definiría el egoísmo como un parásito que viene con nosotros. Por ejemplo, un bebé es egoísta con sus padres porque desea tenerlos siempre con él. El matrimonio es un complemento de ser el uno con el otro, tiene que existir un complemento porque no somos y ni podemos ser iguales. Tiene que completarse el grado de intensidad o debilidad del otro, el complemento es lo que describe el matrimonio. Cuando yo estoy débil, ella debe ser fuerte, si decidimos ser ambos lo mismo en un momento determinado el matrimonio simplemente se derrumba.

¿Cómo llega el amor de Dios a su vida?

Desde muy pequeño fui muy temeroso de Dios. Recuerdo que siendo apenas un niño oraba por mi hermano mayor que era bien inquieto y yo sin tener ninguna instrucción evangélica o católica  era capaz de orar para que Dios cuidara a mi hermano. Pero cuando empiezo una relación personal con Jesús es junto con María, porque a pesar de todos los éxitos alcanzados en nuestra profesión, sentíamos un vacío enorme que no se llenaba con nada, hasta que recibimos al Señor. Recuerdo que un día estamos viendo el programa de televisión “Tú puedes” y nos acercamos a esa iglesia y desde entonces estamos con una relación intensa con Dios. Jesús vino a nosotros del tamaño exacto de nuestro vacío que era lo que nos hacía falta.

¿Qué tan importante es la vida espiritual en estos tiempos?

En la medida que no tengas una vida espiritual, no podrás tener control de nada de lo que está pasando, mucho menos de tu vida, que ocurre como una respuesta de lo que está pasando con el mundo espiritual. Si Jesús hubiera elegido una época como esta para venir, su herramienta más poderosa serían los medios de comunicación. En ese sentido, tengo una gran inquietud como comunicador, porque mi oficio se traduce en una pieza, sea un comercial o un vídeo clip, en la que trato de reflejar lo que entiendo será de ayuda para la sociedad. Por esto me preocupa que los medios de comunicación no tomen una decisión seria en torno al penoso contenido de los horarios “prime time” tanto en radio como en televisión. Entiendo que es tiempo de exigir un contenido más digno para nuestra gente.

¿Cómo nace su pasión por la televisión y el cine?

Toda mi familia siempre tuvo como común denominador la pasión por las imágenes y particularmente yo me describo como “un apasionado de la imagen”. Mi papá y mi abuelo hacían exactamente lo que yo hago hoy. Mi abuelo fue fotógrafo y un gran pintor contemporáneo que, al día de hoy, figura entre los clásicos dominicanos. Mi papá también fue cinematógrafo e instaló en el país los primeros laboratorios de cine, porque antes no existía el vídeo, así como la primera casa productora del cine. Soy una herencia de ellos, tengo una pasión muy grande por las imágenes y por igual me gusta pintar, soy fotógrafo y lo que más me gusta es el cine de contenido.

¿Ha tenido la oportunidad de hacer cine?

No, todavía. Mis producciones han sido más en cortometraje y documentales, dirigidos y escritos por mí. Te puedo decir sin temor a equivocarme que soy la persona que tiene la videografía más extensa del país. Debo de tener cerca de 500 documentales, de los cuales 340 son solamente de naturaleza hechos y escritos por mí con el tema de la República Dominicana. He tenido la oportunidad de conocer todos los rincones más exóticos y escondidos de este país.

¿Cómo percibe el cine que se está realizando en estos momentos?

Estoy muy emocionado y contento con el “boom” que tiene el cine dominicano. Sin embargo, estoy muy preocupado porque nosotros, los profesionales del cine, asumamos este movimiento, porque entiendo que los buenos directores todavía no han salido. Se han realizado películas que me han hecho sentir muy orgulloso, se están dando pasos para demostrar que el cine dominicano tiene capacidad para producir películas a nivel de Hollywood, pero veo con mucha preocupación que de repente no se consigan un monto determinado para hacer una película, entonces el director solamente con conseguir el recurso entiende que se graduó de cine en ese mismo momento y de pronto vemos gente que no son directores de cine, pero están dirigiendo películas. Tenemos un aparataje en término profesional y no se dejan guiar por los profesionales. En este país hay directores de cine, pero no están siendo buscados, porque ahora el que consigue los recursos es el que escribe, vende el guión y dirige la película. Un productor ejecutivo o un escritor no es un director de cine. Los elementos que hace que se trabaje a vapor es el presupuesto, una película en el país no ha pasado de los 400 mil dólares y con ese dinero no se puede pagar un talento profesional.

¿Cómo podemos mejorar la calidad en la pantalla grande?

Es bueno resaltar que en este país tenemos muy buenos actores y excelentes técnicos. Mi sugerencia es que las personas que están en el cine, que no son profesionales, deben acercarse a las casas productoras de cine. Cuando tomemos consciencia de que una película de cine debe hacerla una casa productora calificada, cuando eso ocurra tendremos mejores películas. Se está haciendo mucha locura, muchachos que están inventando, eso está bien porque el cine es arte, pero es un oficio que se respeta. Mi temor es que cada persona que se involucre en una película no tenga la consciencia de que le está poniendo el sello de “Hecho en República Dominicana”, porque de alguna manera está escribiendo la historia del cine dominicano y no me gustaría que se escribiera con faltas ortográficas.

¿Cómo describiría la Imagen Nacional?

Es parte de mi vida. La Imagen Nacional era un trabajo que impactaba, no tan sólo por las imágenes, que eran preciosistas, sino por el gran contenido del mensaje que transmitía. Siempre me van a gustar las imágenes hermosas, pero con un alto nivel de contenido. Entiendo que si mis imágenes fueran solamente bellas, sentiría una enorme insatisfacción conmigo mismo. Quiero que mi trabajo sea primero de contenido y luego bonito7

¿Cómo surge la Imagen Nacional?

Es un proyecto que el Grupo León Jimenes abraza con la intención de llevar un mensaje institucional al país con relación a la conservación del medio ambiente y sus recursos naturales. Aunque la Imagen Nacional nace patrocinada por un cigarrillo, cuando llega a mis manos se decide, porque no hago absolutamente nada que tenga que ver con vicios, ni me involucro con un mensaje que entienda le pueda hacer daño a la gente, a pesar de que son los que más dinero dejan, se instituye, no vende una marca, sino que firma el Grupo León Jimenes y siempre con un mensaje de “Una mejor nación es una empresa de todos”, porque entre todos vamos a cuidar nuestro país que es bello. Entiendo que hace falta, porque es un proyecto que dentro de una programación tan fuera de lo que verdaderamente quiere el pueblo, la Imagen Nacional ha dejado un hueco enorme, me encantaría volver a realizar este proyecto.

Tienes una gran pasión por los deportes ¿cómo puedes hacer tantas cosas a la vez?

Desde pequeño siempre fui muy deportista. Mi gran pasión fueron las artes marciales, pero por el tiempo no pude continuar con esta práctica, además me encanta jugar pelota, ping pong,  golf, tenis y soy buzo.

Y esa pasión por los caballos, ¿cómo nace?

Amo la naturaleza y los animales. Mis grandes pasiones son la naturaleza y las imágenes, soy un inquieto conservacionista. Amo los animales, desde una pequeña y frágil lagartija hasta una enorme ballena. Tengo un amor impresionante por los caballos. Desde pequeño observaba cómo mi madre montaba a caballo, eso me fascinaba y de ahí nació esa pasión, al punto que hoy crío caballos de paso fino, de trote y galope. Cuando joven era acróbata, he tenido el atrevimiento de montarme en un toro salvaje, pero la equitación de paso fino es más elegante. Tengo 23 caballos y te puedo hablar de cada uno porque nacieron en mi finca y son criados por mí. Preludio es mi preferido y es un caballo tan especial que le gusta hasta la música; además tengo vacas, una crianza de perros Gran Danés y mi consentido es mi perro que le llamo Mimo, ese es mi compañero inseparable.

Si tuviéramos que resumir la vida de Fernando Báez en un párrafo diríamos que transcurre entre sus seis hijos, su esposa y sus animales en los altos de las montañas de Jarabacoa, un refugio lleno de paz en armonía con la belleza de nuestra naturaleza.

En este paradisíaco lugar nos hizo cómplices de sus ilusiones y esperanzas de vivir en un mundo verde, donde el milagro de la vida se pueda apreciar en todo su esplendor, tal y como lo proyectaba en “La Imagen Nacional”, que tenía como protagonista la belleza de nuestros ríos, mares y montañas.