Fiscalía abre investigación oficial expresidentes Perú

Foto combinada de los expresidentes Alejandro Toledo, Pedro Pablo Kuczynski y Alan Garcia

La fiscalía peruana informó ayer que abrió una investigación oficial por lavado de activos contra tres expresidentes que habrían recibido aportes de Odebrecht para sus campañas electorales, con lo cual suman cuatro los ocupantes del sillón presidencial presuntamente beneficiados por el mismo mecenas brasileño.
Pedro Pablo Kuczynski, Alan García y Alejandro Toledo, se unieron al selecto grupo de indagados que integraba en solitario Ollanta Humala. Los 4 gobernaron sucesivamente entre 2000 y 2018. Todos niegan haber recibido dinero del gigante brasileño de la construcción, a pesar de las declaraciones en sentido opuesto del exjefe de Odebrechet en Perú, Jorge Barata.
Fueron las declaraciones de Barata ante fiscales peruanos y brasileños en Sao Paulo, en febrero, las que dieron la pista decisiva a la fiscalía para tomar la decisión de investigar a los exmandatarios.
Alan García replicó desde su cuenta Twitter para rechazar las afirmaciones de Barata y señalar su disposición a ser investigado. “Por sexta vez me investigan en 5 años. Ni Odebrecht ni Barata me mencionan y todos los peritajes oficiales demuestran que mis gastos se sustentan con mis ingresos. Otros se venden, yo no”, tuiteó el expresidente socialdemócrata.
García desafió a la fiscalía e indicó que “pueden investigar y reinvestigar 10 veces más mis ingresos, mi casa y mi oficina. Siempre estaré a disposición de la justicia haciendo respetar mis derechos”
Los aportes de campaña no están prohibidos en Perú, salvo cuando no se declaran. La fiscalía sospecha que eso ocurrió con el dinero de Odebrecht, cuyos fondos tendrían como origen su unidad encargada de “operaciones especiales”. El máximo directivo de Odebrecht confesó entonces que repartió millones de dólares entre los candidatos a la presidencia peruana entre 2001 y 2016.
La líder opositora Keiko Fujimori también recibió dinero para su campaña. Sin embargo, en su caso, la fiscalía investiga a sus dos jefes de campaña de 2011 por una supuesta contribución de US 1.2 millones.