Francisco Casanova conquista al público con “Cuando se quiere de veras”

POR JOSELIN RODRÍGUEZ
El tenor dominicano Francisco Casanova captó la atención y los aplausos del público que la noche del miércoles acudió a la Sala Eduardo Brito del Teatro Nacional para ser partícipe de su concierto “Cuando se quiere de veras”, un homenaje a glorias de la música latinoamericana y dominicana.

Aunque no estuvo llena en su totalidad, la sala vistió sus mejores galas y Casanova, junto a un selecto grupo de artistas y bailarines, interpretó unas quince canciones y un popurrí de cinco temas, salidos de la pluma y la creatividad de compositores como Luis Kalaff, Julio Alberto Hernández, Rafael Hernández, Carlos Gardel, Rafael Solano y René del Risco Bermúdez, entre otros.

Casanova, a quien se ha llamado con toda justicia el cuarto tenor, hizo gala de sus excelentes condiciones vocales al interpretar canciones, que con el paso de los años se han convertido en verdaderos clásicos de la música universal. Aunque no intercambió muchas palabras con el público, el tenor cumplió su promesa de ofrecer un concierto romántico y de sorpresas.

A las 8:45 de la noche, Casanova apareció en el escenario vestido con un traje en blanco y negro, así como un sombrero al estilo de Carlos Gardel, para iniciar su presentación con “Amorosa”, seguido de “Caminito de tu casa”, “A primera vista”, “Lamento esclavo” y “Alma llanera”. Cada una de las canciones que el artista interpretaba era acompañada de imágenes relacionadas a los temas. En la pantalla que se colocó detrás de la orquesta, también se proyectaron imágenes del artista, de los compositores, de Félix Sánchez, de la Virgen de la Altagracia y de campos de República Dominicana.

La primera sorpresa de la noche apareció  con Carolina Rivas, quien interpretó “Aunque me cueste la vida” y “Déjame quererte”, acompañada por Casanova.   

 El tenor continuó su presentación con “Mariposas de madrugada” y “Vuela, vuela alto”, para luego ceder el escenario a Fernando Casado, quien cantó “Una primavera para el mundo”. El artista, nuevamente, retornó para interpretar “Te quiero, dijiste”, en esta ocasión acompañado por una pareja de bailarines.

El concierto continuó con “Quiéreme mucho”, con Carolina Rivas. Cuando los suaves acordes del piano iniciaron “El día que me quieras”, entró Maridalia Hernández para ganar aplausos. Luego llegó  el turno de “Por amor”, con Niní Cáffaro. La emoción se hizo sentir. Francisco  retornó con “Pajarito cantor” y “Trigueña”.

El gran final del concierto fue con  “El cumbanchero”, el cual reunió en el escenario a Casanova y a sus invitados. Antes de finalizar su presentación, el tenor agradeció al público su presencia, así como a todo el equipo que le acompañó para hacer realidad un sueño anhelado. También dijo que Niní, Fernando y el maestro Solano fueron su inspiración. A todos los presentes les interpretó una canción dedicada a Quisqueya  para  luego repetir “El cumbanchero”.

COSITAS Y COSOTAS

A los pocos minutos de iniciar el concierto “Cuando se quiere de veras” los problemas técnicos hicieron de las suyas, pero fueron solucionados.

Francisco Casanova casi no conversó con el público, pero al final del concierto su sonrisa y agradecimiento dejaron entrever lo feliz que se sentía.

Cuando finalizó su presentación, el tenor se paseó varias veces por el escenario agarrado de la mano con el equipo que le acompañó.

Se vio a muchas parejas interpretar los temas y acurrucarse muy juntitos uno al lado del otro. Mientras otros sólo atinaban a mover la cabeza en señal de aprobación.

____________________________________________________________________

 

Senado distingue al tenor

POR PEDRO GERMOSÉN

El Senado tributó ayer un reconocimiento al tenor Francisco Casanova por su meritoria interpretación lírica y sus resonantes triunfos en escenarios nacionales y extranjeros.

Durante el acto, que tuvo lugar en la Biblioteca del Congreso Nacional, el artista recibió un pergamino con el texto de la resolución a través de la cual la Cámara Alta lo distinguió.

La resolución, aprobada a unanimidad por el hemiciclo, fue una iniciativa del senador Roberto Rodríguez, perredeísta por El Seibo, lugar de nacimiento de Casanova.

Las palabras de bienvenida estuvieron a cargo del senador de Hato Mayor, Juan Morales, quien resaltó las cualidades artísticas y personales del homenajeado.

La entrega del pergamino de reconocimiento estuvo a cargo del vicepresidente del Senado, Tony del Villar, perredeísta por San Juan.

El senador Rodríguez dijo que aparte de su grandeza artística, lo más impresionante de Casanova es el amor por sus orígenes.

Al agradecer la distinción, el artista resaltó que su historia y sus logros artísticos son los de todos los dominicanos.

Casanova dijo que es un hombre sin complicaciones, que se conforma con poco, pero que aceptaba el gran honor de la distinción del Senado por amor a la Patria.

Resaltó que la distinción del Senado representaba para él una responsabilidad inmensa que asumiría con humildad.

Casanova estuvo acomapañado, entre otras personas, por su esposa Jannice Kundhardt. Asistieron también los senadores José Tomás Pérez (PLD-Distrito Nacional), Jesús Vásquez Martínez (PRD-María Trinidad Sánchez) y Fausto López Solís (PRD-La Vega).

En la ceremonia, que tuvo lugar entre las 11:30 y las 12:00 meridiano, actuó como maestro de ceremonia el comunicador José Tomás Paulino.