Franco detrás de su gran pasión, tras brillar como modelo y chef

7C_¡Alegría!_14_3,p01

A Estados Unidos llegó como muchos, con la ilusión de convertirse en una estrella del canto. Pero el destino desvió al peruano Franco Noriega por otros caminos: el modelaje y la cocina.
Un día, caminando por la calle, recibió la propuesta de convertirse en modelo, lo que le cambiaría la vida, esto lo llevó a trabajar para importantes marcas como Dolce & Gabbana, Calvin Klein, Roberto Cavalli, Louis Vuitton y Hugo Boss.
Luego de conseguir el éxito como modelo, Franco decidió desarrollar otra faceta que le encantaba: ser chef.
Tras culminar sus estudios culinarios en diferentes escuelas y trabajar como chef privado para importantes figuras y marcas, se embarcó en su proyecto personal Baby Brasa, un restaurante ubicado en Nueva York.
“Vengo hace muchísimo tiempo, casi diez años, con el proyecto del canto, realmente desde que me aventuré a estudiar canto y actuación en Nueva York, pero por como se han dado las cosas en mi vida, lo tuve que poner en pausa y aprovechar las oportunidades que se me presentaron”, explicó.
El polifacético artista contó a ¡Alegría! que está que está trabajando en su primer disco que sale a finales de año, de donde se desprende el sencillo “Me aceleras”, disponible en las plataformas digitales, con el cual participó como compositor.


COMENTARIOS