Galletas de jengibre tradición navideña

La Navidad es época de tradiciones: un arbolito decorado, peluches de Santa Claus, charamicos por aquí y por allá, villancicos populares, la vistosa flor de pascua, asados, bebidas espumosas, y un variado surtido de dulces.

Las tradiciones gastronómicas asociadas a la Navidad pueden variar de una región a otra y, por supuesto, entre países, pero algunas consiguen popularizarse y saltar barreras geográficas y culturales, como ocurre con las galletas de jengibre, un dulce clásico de estas fechas, de fácil preparación y que tienen la forma del personaje cinematográfico “Gingy” de la película infantil “Shrek”.

Y aunque las galletitas de jengibre con forma de Gingy son las más populares, lo cierto es que a la hora de hacerlas en casa no existen limites: les podemos dar forma de árbol navideño, de Papá Noel, de estrella, circulares e incluso hacer casitas y pueblecitos de jenjibre, como los que elabora la chef Angélica Bonelly de Garrigó. Son el postre perfecto para estas fechas.

Una delicia. Las galletas de jengibre tienen un ligero e interesante sabor picante conferido por el jengibre, una especia de origen asiático que se cosecha y consume en nuestro país casi todo el año y es utilizada básicamente en la cocina dulce, en la elaboración de té e incluso para un rico chocolate líquido.

Para hacer las galletas se puede mezclar el jengibre con otros sabores como miel, nueces, canela y limón.

El origen de las galletas de jengibre. La repostería con jengibre data de la Edad Media, cuando en Alemania se popularizó el pan de jengibre decorado con azúcar y elaborado por reposteros profesionales. Sin embargo, parece que el primer hombrecito de jengibre se lo debemos a la reina Isabel I de Inglaterra, quien obsequiaba a sus visitantes ilustres latas con galletas de jengibre decoradas para parecerse a ella.

Hoy día, las galletas de jengibre son un dulce típicamente navideño, y se consumen no solo en Europa, sino en muchos países incluyendo el nuestro.

Preparar estas galletas en casa es fácil y se convierte en una divertida labor en la que puede participar toda la familia, incluidos los más pequeños.

Aquí le dejamos la receta para que les haga a sus pequeños una merienda diferente en estos días de fiestas navideñas.

Las recetas Ingredientes para la masa

1 cdita de bicarbonato de sodio

1 cdita de jengibre en polvo
1 cdita de canela en polvo
1/2 taza de miel
1 taza de manteca derretida
500 gramos de harina
1 cdita de polvo de hornear
3 huevos
4 cdas de azúcar negra
Para el glaseado
Azúcar glasé
2 claras de huevo
Unas gotas de jugo de limón

Preparación. Tamice la harina junto con el polvo de hornear, el bicarbonato, coloque en un bol. Mezcle en un bol aparte la manteca junto con el azúcar, el jengibre, la canela, los huevos batidos y la miel. incorpore a la harina ésta preparación y forme una masa. Deje descansar en la nevera. Para el glasé mezcle el azúcar con las claras batidas y el jugo de limón. Luego arme de la siguiente manera: estire la masa y corte de las forma deseada (las tiendas venden utensilios para dar formas). Cocine en el horno en una bandeja por 25 minutos. Retire y deje enfriar. Pinte con glasé y decore con “granas” de colores celestes, blancas y plateadas.

Galletas de jengibre y chocolate

11/2 tazas (210 g) de harina
3 cucharadas de cacao en polvo sin azúcar
1 cucharada de jengibre en polvo
11/2 cucharadita de canela
1/2 cucharadita de clavos de olor en polvo
1 cucharadita de bicarbonato
1/2 cucharadita de polvo de hornear
6 cucharadas de mantequilla
1/2 taza de azúcar blanca
1 huevo
1/2 taza de miel
30 g de chocolate amargo, derretido a baño maría
Para el glaseado:
3/4 taza de azúcar glasé
1/2 clara de huevo
1 cucharadita de jugo de limón

Preparación. En un bol colocar la harina, cacao, jengibre, canela, clavos de olor, bicarbonato y polvos de hornear; mezclar. En otro bol batir con batidora eléctrica la mantequilla hasta integrar. Agregar el azúcar y batir 2-3 minutos o hasta que la mezcla esté espumosa. Agregar, batiendo, el huevo, la miel y el chocolate derretido, mezclar bien. Incorporar la mezcla de harina y revolver hasta obtener una masa homogénea. Separar la masa en dos partes, envolver en papel plástico y refrigerar por 2 horas.

Precalentar el horno a temperatura media-baja. forrar la bandeja de horno con papel mantequilla. Sobre una superficie lisa aplanar la masa entre 2 papeles plásticos hasta dejarla de 7 mm de grosor. Con un cortador de galletas cortar la masa y distribuir las galletas sobre la bandeja preparada. Hornear 6-7 minutos o hasta que estén secas, pero no doradas. Dejar enfriar 5 minutos en la bandeja antes de ponerle el glasé. Preparar el glaseado. En un bol colocar azúcar, clara de huevo y jugo de limón, batir hasta mezclar y cubrir las galletas con el glasé. Se pueden guardar hasta 5 días en frascos herméticos.

 

 

 

 


COMENTARIOS