Ga/s/cue – Ga/z/cue – (Y II)

B.- Segunda parte. Estudio en la documentación dominicana.

El segundo artículo acerca del tema se publicó en el mismo periódico (El Siglo) en la sección Opiniones, del 18 de enero, año 2001. Allí dijimos:

-El opúsculo Toponimia, Carlos Larrazábal Blanco, edición de la Sociedad Dominicana de Geografía, 1972, nos informa que el barrio de Ga/s/cue recibe esa denominación en memoria del contador Francisco Ga/s/cue y Olaiz, y ubica su ejercicio como funcionario español de la parte oriental de la isla entre los años 1754 y 1780.

-Emilio Rodríguez Demorizi, en su recopilación del 1958, Cesión de Santo Domingo a Francia (1795-1802), menciona una vez el nombre de Martín Ga/s/cue (p.2016) y varias veces al contador Francisco Ga/s/cue (pp.119, 124, 128, 130, 131).

-A Martín Ga/s/cue, teniente retirado, volvemos a encontrarlo en una carta mediante la cual el Gobierno español le concede autorización de tres años para permanecer en Santo Domingo, y que dentro de ese término (acuerdos del Tratado de Basilea), pueda vender los bienes que posea en Santo Domingo.

-Francisco Ga/s/cue, contador oficial Real es mencionado once veces (11) en cuatro cartas enviadas desde el once (11) al treinta (30) de agosto del 1796, en medio de cuestionamientos sobre “su lealtad como súbdito español”.

-Una resolución del cabildo de Santo Domingo, encaminada a darle el nombre del poeta y restaurador Manuel Rodríguez Objío a una calle ubicada en el ensanche Ga/s/cue. La resolución fue aprobada el once de octubre del 1916.

Topónimo y apelativo Ga/s/cue están consignados con una /s/ al final de la primera sílaba G-A-/S/…, tanto a cargo y responsabilidad de funcionarios de la época, así como lo autorizan diccionarios y enciclopedias hasta nuestros días.

Sin embargo, quiero dejar constancia de que alguna vez, y no sé cómo ni por qué razón, se escribió:

-[…los jesuitas fueron barridos brutalmente de España y de sus dominios por real decreto del 27 de febrero del 1767…] pero hasta mayo no entraron en funciones el tesorero Ga/z/cue y el contador Espar/z/a.

Así está escrito el patronímico Ga/s/cue en la p.397 del tomo I, obra “Santo Domingo. Dilucidaciones Históricas” (1927), Fray Cipriano de Utrera, edición facsimilar del 1978, secretaria de Estado de Educación, Bellas Artes y Cultos, VI Feria Nacional del Libro.
Dos siglos después de la aparición Ga/s/cue, surge una escritura para este patronímico Ga/s/cue, ahora con la consonante zeta o zeda (z) fonema fricativo, interdental y sordo, usado en parte de la Península Ibérica, pero distinto al sonido de la /s/, que se distingue por su pronunciación:

-/z/ es interdental mientras que la /s/, es articulación predorsal, y más frecuente en casi toda Andalucía, Canarias e Hispanoamérica.

Así, por tanto, estamos adscritos a la pronunciación predorsal de la /s/ por el empleo y por documentación hasta ahora al alcance de personas ilustradas, filólogos, investigadores, diccionarios y enciclopedias de la más alta valoración.

Desde los últimos años, periódicos como Hoy y Diario Libre se cuidan de imprimir Ga/s/cue en la forma que arrojan las investigaciones hasta la fecha.


COMENTARIOS