Germán Brito pide presidente SCJ deje actitud permisiva

La Suprema Corte de Justicia Aplazo el Juicio en contra de solicitado en extradición Miguel Rosa Ureña en Santo Domingo Distrito Nacional, en la foto  Miriam German. El País/ Hoy Andrés Monción 01/02/12

La presidenta de la Segunda Sala Penal de la Suprema Corte de Justicia (SCJ), Miriam Germán Brito, reclamó al presidente de la alta corte, Mariano Germán Mejía, no continuar la “actitud permisiva” frente a la falta de respeto y desconsideraciones de parte del Ministerio Público a los miembros del Poder Judicial.
En una carta que le remitió el pasado 28 de junio y que salió a la luz pública ayer, la magistrada Germán Brito le señala que de un tiempo a esta parte, “no solo esta Procuraduría General de la República se ha acostumbrado a irrespetarnos”, debido a que nadie nunca le ha recordado que solo son una parte en el proceso y que los jueces son terceros imparciales.
Señaló como el más reciente de ese “irrespeto”, las declaraciones de la titular de la Pepca, Laura Guerrero Pelletier, quien entre otras cosas afirmó que las tácticas dilatorias (en el caso Odebrecht) responden al interés de que sea designado un juez que le sea favorable a sus representantes y a la impunidad.
“De esta afirmación, que no creo que tenga precedentes, se desprende que para la Procuraduría General de la República, el magistrado (Francisco) Ortega es el único que no favorece la impunidad ni es favorable a los acusados”, dice la magistrada Germán en su carta.
Agrega que “tangencialmente” la afirmación de Guerrero Pelletier “conlleva una ofensa al magistrado Ortega, presentándolo como un incondicional” de la PGR, “e insulta a los demás 15 jueces porque se desprende, que ninguno es capaz de obrar limpiamente sin hacerse cómplices de procesados y de la impunidad”.
Refirió que la PGR que sacó de sus hogares a ocho de los originalmente procesados, con un despliegue de fuerzas como si se tratase de alguien del ejército islámico, y un año después “sin mayores explicaciones archiva provisionalmente por no encontrar pruebas”, hoy quiere que la SCJ “se pliegue a sus pretensiones como si tuviéramos con ellos en un mal entendido espíritu de cuerpo…” cuando sus roles son diferentes y no están subordinados el uno del otro”.
Dijo que si la SCJ hubiese designado un juez que no fuera de la confianza o el agrado de la PGR, esta tenía abierta la misma vía que usaron los imputados.
“En mi condición de miembro, espero que usted asuma su papel; entre nuestros deberes no está callar ante el insulto, después de todo, masoquistas no somos”, concluyó diciéndole Germán Brito al presidente del Poder Judicial.
¿Domínguez Brito también?. Como otra prueba del irrespeto de la PGR a la SCJ, Germán Brito dijo que no olvida “a un procurador que por razones políticas” no recurrió una decisión a favor del senador Félix Bautista, con el argumento de que “esa Suprema no me merece confianza…”.