Gina Haspel, una mujer acusada de torturas nominada para dirigir la CIA

US-POLITICS-DIPLOMACY-INTELLIGENCE-HASPEL

WASHINGTON.  Gina Haspel, nominada el martes para dirigir la CIA, es la primera mujer designada para ese cargo, pero su participación en operaciones encubiertas señaladas de tortura puede complicar su tarea al frente de una de las agencias de inteligencia más grandes del mundo.

Si es aprobada por el Senado de Estados Unidos como directora de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Haspel reemplazará a Mike Pompeo, a quien el presidente Donald Trump también designó el martes como nuevo jefe de la diplomacia estadounidense tras despedir a Rex Tillerson a través de un mensaje en Twitter.

Haspel, una espía de 61 años muy experimentada en operaciones clandestinas, integra la CIA desde 1985 y fue jefe de puesto en varios lugares del mundo, principalmente en Londres a fines de los años 2000. “Gina es una espía ejemplar y una patriota dedicada que aporta más de 30 años de experiencia a la agencia, y es una líder experimentada con una capacidad fantástica para hacer cosas e inspirar a quienes la rodean”, declaró Pompeo hace un año, al nombrar a Haspel número dos de la CIA.

Pero su confirmación en el Senado podría ser difícil. El presidente de la comisión de Inteligencia del Senado, el republicano Richard Burr, ya anunció que apoyará su nombramiento, diciendo que tiene “las habilidades, la experiencia y el juicio necesario para liderar una de las agencias más importantes del país”.

El senador John McCain por el contrario advirtió que así como Pompeo se comprometió a respetar la ley que prohíbe el uso de la tortura al asumir la dirección de la CIA, también debe hacerlo Haspel “cuya carrera en el seno de la agencia cruzó en varias ocasiones el programa de técnicas de interrogatorio agresivo”.

“Haspel debe explicar la naturaleza y la amplitud de su participación en el programa de interrogatorios de la CIA durante el proceso de confirmación”, dijo McCain, que aunque alejado del Senado por un grave tumor cerebral, mantiene un gran influencia en el Partido republicano.

El senador demócrata Ron Wyden ha anunciado que se opondrá a la nominación de Haspel. “Los antecedentes de la señora Haspel la hacen inadecuada para servir como directora de la CIA”, dijo el martes. “Si la señora Haspel busca servir en los más altos niveles de inteligencia de Estados Unidos, el gobierno ya no podrá encubrir hechos perturbadores de su pasado”.

Haspel fue nombrada en 2013 al frente del Servicio Nacional Clandestino de la CIA, pero fue rápidamente reemplazada tras cuestionamientos sobre su papel en interrogatorios posteriores al 11 de septiembre, que incluyeron métodos considerados como tortura, como el submarino.


COMENTARIOS