Giorgio Armani cierra el desfile de grandes marcas en Moda de Milán

Designer Giorgio Armani, centre, poses with models at the end of his women's 2019 Spring-Summer collection, unveiled during the Fashion Week in Milan, Italy, Sunday, Sept. 23, 2018. (AP Photo/Luca Bruno)
Designer Giorgio Armani, centre, poses with models at the end of his women's 2019 Spring-Summer collection, unveiled during the Fashion Week in Milan, Italy, Sunday, Sept. 23, 2018. (AP Photo/Luca Bruno)

La casa italiana Giorgio Armani fue la encargada de clausurar el cartel de grandes firmas en la Semana de la Moda femenina de Milán con una colección futurista, en la que los colores brillantes y suaves como el azul o el malva vistieron a la mujer de la próxima primavera/verano.
La firma fundada en 1975 en Milán huyó del negro, tan característico en sus colecciones, para centrarse en los grises metálicos, en los rosas pálidos y en los azules aguamarina.
La elegancia, que es la seña de identidad del diseñador italiano, se pudo ver en los trajes de pantalones anchos y chaquetas abotonadas, sin camisas, en tejidos metalizados y en un malva vibrante; y también en pantalones con transparencias y chalecos con pronunciado escote que se llevaron abrochados como si fueran camisas.
En la colección de Giorgio Armani hubo vestidos de gasa, vaporosos, que se lucieron bajo grandes abrigos ligeros y con capucha; chaquetas con estampados de flores y con plisados; camisas con fruncidos en la zona del pecho y vestidos con transparencias y de inspiración romántica.
Las transparencias también se vieron en anchos pantalones que asemejaban faldas, en vestidos largos de finos tirantes, en faldas de tul y en camisas amplias y cómodas.
Giorgio Armani también apostó por los vestidos de noche, con escotes “palabra de honor” y faldas en campana y con volantes, por camisas con cremalleras y bordados en la zona de las mangas, y por conjuntos de camisas sin mangas y pantalones muy amplios, de vinilo traslúcido.
Los collares y los pendientes “maxi” fueron los reyes de la colección de complementos, junto con las gafas de sol de montura de esquiador, los grandes sombreros con tejidos de tul, y los bolsos de piel de serpiente, en tonos pastel.
En cuanto a calzado, los zapatos de tacón y punta pronunciada compartieron pasarela con las sandalias de tiras y también de tacón; las botas de lluvia, transparentes que dejaban ver el pie; y los zapatos bajos, clásicos, tipo mocasín.
Armani sorprendió así en esta Moda de Milán, después de que en los últimos días lo hicieran firmas de lujo como Prada, Versace, Fendi, Emporio Armani o Moschino.
Giorgio Armani ya está acostumbrado a poner el broche final a esta pasarela lombarda, pero en esta ocasión lo hace solo para cerrar el programa de las grandes marcas, pues en el último día oficial de esta Semana de la Moda desfilan tres casas que se han hecho un hueco por primera vez: Ultrèchic, Chika Kisada y Atsushi Nakashima.