Girasoles, símbolo de  fuerza y energía

http://hoy.com.do/image/article/390/460x390/0/35E3045C-114C-43CE-875C-9ED696CB9CC2.jpeg

Quién ignoraría la presencia imponente de un girasol (flor del sol)?  Es difícil, porque esta flor, que llena de energía y vitalidad los espacios, nunca pasa desapercibida, sino que por el contrario cambia el entono llamando desmedidamente  la atención con su presencia, tal vez por su vinculación con el astro más fuerte del cosmo.

Esta flor impone un toque refrescante y  a la vez energético en los espacios. A lo largo de un pasillo, en la sala de estar, salón de reunión familiar, terraza, e incluso en la cocina, siempre impregnan ese aire natural del que nos permite disfrutar libremente nuestra flora.

Sus hermosos pétalos incrustados sobre su base negra simulan el candente sol. Es por eso que esta flor añade viveza en  los lugares en que es colocada. Las encontramos tanto en las principales jardinería del país, como  en cualquier esquina de la calle. Su  belleza es tal que ni siquiera Van Gogh y  Picasso pudieron resistir la tentación de pintar en grandes lienzos  estas hermosas flores, por eso son un detalle  por excelencia para decorar y además llenarse de toda su energía. En un jarrón de cristal se ven espectaculares. En su estado natural  son amarillas, pero las hay  naranja y marrones.

Uso del girasol

Además de ser un excelente adorno, tiene utilidades medicinales y cosméticas.

Sus semillas son una especie de aperitivo, para este propósito  se venden tostadas en los supermercados.   El girasol sirve también para  producir biodiésel,   aceite y la harina se utiliza como alimento para el ganado.

Zoom

Los girasoles

Aunque los podemos encontrar en cualquier lugar, son originarios de la zona sur  de Estados Unidos y México, donde fueron  considerados  sagrados por los aztecas.

Los conquistadores españoles llevaron las primeras semillas a Europa  en el siglo XVI.  

El nombre científico del girasol  es Helianthus annuus, pero también es llamado calom, jáquima, maravilla, mirasol y otros nombres más.  Fue una de las flores favoritas de los aztecas, quienes la llamaban “acahual”. Lo cierto es que esta flor ambientan muy bien.


COMENTARIOS