Gobierno de Trump rechaza dar más tiempo a ilegales

Adalicia Montecino holds her year-old son Johan Bueso Montecinos, who became a poster child for the U.S. policy of separating immigrants and their children, as they leave the Casa Belen Shelter, in San Pedro Sula, Honduras, Friday, 20, 2018. Johan Bueso Montecinos arrived in San Pedro Sula and was reunited with his parents on a government bus. Captured by Border Patrol agents in March, Johan’s father was deported and the then 10-month-old remained at an Arizona shelter. (AP Photo/Esteban Felix)

El Gobierno de Estados Unidos rechazó ayer una petición de dar siete días a las familias de indocumentados que han sido reunificadas tras su separación en la frontera con México para analizar sus opciones jurídicas, pues esta medida generaría problemas de espacio en sus centros de detención.
La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), grupo que demandó al Gobierno por separar a menores de edad de sus padres indocumentados al llegar al país, había pedido siete días para que los indocumentados tengan tiempo suficiente para tomar una decisión “informada” y “sin presiones”.
Pero el Gobierno presentó ayer un documento ante la corte presidida por el juez Dana Sabraw en San Diego (California) en el que dice que ese plazo extra crearía “ineficiencias” en el sistema. En su opinión, aumentaría además el “costo y obstaculizaría significativamente” su esfuerzos para lograr una expulsión “expedita” del país, indicó David W. Jennings, director adjunto de la Oficina de Detención y Deportación (ERO), dependiente del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE). Sabraw convocó para esta tarde a ambas partes para explicar cómo va el proceso de reunificación familiar de más de 2.500 menores de entre 5 y 18 años de edad antes de que el jueves expire el plazo fijado, después de que el pasado día 10 se cumpliese un primer límite para entregar a los menores de 5 años. En la vista se discutirán las cifras dadas este lunes por el Gobierno de que han reunificado ya a casi 1,200 niños.