Gobierno Haití investigará protestas paralizaron país

People walk in the street on the second day of a nationwide, general strike in Port-au-Prince, Haiti, early Tuesday, July 10, 2018. While some opposition leaders have called off the strike for Tuesday, most businesses remained closed following days of violent protests against a 50 percent fuel hike, part of a plan endorsed by the IMF to modernize the economy, and calls for the resignation of President Jovenel Moise, whose government suspended the hike. (AP Photo/Dieu Nalio Chery)
People walk in the street on the second day of a nationwide, general strike in Port-au-Prince, Haiti, early Tuesday, July 10, 2018. While some opposition leaders have called off the strike for Tuesday, most businesses remained closed following days of violent protests against a 50 percent fuel hike, part of a plan endorsed by the IMF to modernize the economy, and calls for the resignation of President Jovenel Moise, whose government suspended the hike. (AP Photo/Dieu Nalio Chery)

El Gobierno haitiano anunció el martes una investigación para determinar las responsabilidades de los disturbios que provocaron las protestas contra el intento de aumentar los precios de los combustibles, mientras el país retoma la calma tras la violencia que dejó siete muertos y pérdidas materiales millonarias.
El primer ministro Jack Guy Lafontant, quien se encuentra en el centro de las críticas por la inacción de las autoridades durante los disturbios, indicó en un comunicado que la investigación buscará hacer justicia para cada una de las víctimas.
Durante las protestas violentas registradas el viernes y sábado, cientos de hombres, muchos de ellos encapuchados, bloquearon calles, incendiaron decenas de vehículos estacionados en centros comerciales, atacaron hoteles y destruyeron varios supermercados.
Las protestas estallaron cuando Lafontant anunció el 6 de julio incrementos de entre 38% y 51% a las tarifas de los combustibles como parte de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional para reducir los subsidios a los hidrocarburos y encausar la precaria economía del país. Aunque el gobierno se retractó de inmediato de aumentar los combustibles, las protestas continuaron y tras los disturbios, hombres y mujeres saquearon lo que quedaba de los supermercados afectados. Las autoridades no han realizado aún una estimación oficial de los años, ni un recuento de los negocios afectados.
Lafontant aseguró que el martes la situación había vuelto a la normalidad y “es posible desplazarse y viajar sin ningún peligro”.
Luego de la tensión del fin de semana y una huelga de transportistas celebrada el lunes para exigir la renuncia de Lafontant, los haitianos volvían el martes a sus actividades cotidianas, los negocios reabrieron sus puertos y brigadas del gobierno aún retiraban las barricadas colocada por los manifestantes para bloquear calles. El poderoso Foro Económico del Sector Privado consideró que ante la inacción del gobierno, el presidente Jovenel Moïse debe pedir la renuncia inmediata de Lafontant.