González Cuadra niega que en barrios primen drogas y gallos

Mucha gente que vive en La Ciénega y Los Guandules se dedica al motoconcho

El director ejecutivo de la Unidad para la Readecuación de La Barquita y Entornos (Urbe), José Miguel González Cuadra, rechazó ayer que la venta de drogas y el gallerismo constituyan las principales actividades de la población que vive en los sectores de La Ciénega y Los Guandules, tal como se publicó en este diario.
El funcionario afirmó que el mayor porcentaje de los habitantes de esos sectores se dedican a negocios informales, tales como el motoconcho, venta de comida, colmados, actividades en el mercado de Los Guandules y talleres de mecánica y costura, entre otros.
Las declaraciones de González Cuadra fueron hechas en una carta remitida al director de este diario, Bienvenido Álvarez Vega. A continuación, la carta íntegra:
“Distinguido Sr. Álvarez Vega:

En el día de hoy hemos leído con detenimiento el trabajo publicado bajo la firma del periodista Juan M. Ramírez, un comunicador en quien reconocemos su profesionalidad e interés de profundizar en el seguimiento y conocimiento de los diferentes proyectos que hemos desarrollado desde la Unidad para la Readecuación de La Barquita y Entornos (URBE).

Es precisamente por respeto al trabajo de Juan María pero sobre todo a las miles de familias que habitan el sector Domingo Savio, que quisiéramos a bien compartir con usted algunos opiniones sobre este contenido.

Para URBE es de vital importancia destacar que la mayoría de las personas que habitan en estas zonas y en condiciones de vulnerabilidad son seres humanos respetables, quienes muy a pesar de las adversidades de su entorno han podido mantener a sus familias gracias a su sacrificio y esfuerzo, saliendo día a día a trabajar y desempeñar honradamente con su deber, superando las barreras que puedan encontrar.

El mayor porcentaje de los habitantes de los sectores de La Ciénega y Los Guandules se dedican a negocios informales de diferentes tipos: motoconchistas, comercio, venta de comidas, actividades varias del mercado de Los Guandules, colmados, talleres de mecánica, talleres de costuras, entre otros.
El flagelo de la droga no discrimina los niveles socio económico de las comunidades, su incidencia es una variable más de los aspectos de vulnerabilidad que caracterizan a estos sectores.

Entendemos que en el artículo publicado en el día de ayer, no se hace una valoración justa a las familias que viven en Domingo Savio y se contradice con la realidad al destacar que la droga y el gallerismo constituyen las principales actividades de esta población.

La experiencia de proximidad junto a las comunidades vulnerables en la Cuenca Ozama nos ha permitido descubrir personas luchadoras, con grandes valores, con sueños y esperanzas. Seguimos aprendiendo de ellos su empuje y deseo de ir hacia delante, lo cual nos inspira y motiva en el compromiso de trabajar para salvaguardar las vidas y mejorar la calidad de vida de estas poblaciones, siendo el ser humano el centro de toda iniciativa.

Para nosotros es importante hacer esta aclaración; ante la opinión pública sería una percepción errada alrededor de estos hombres y mujeres. Para URBE los términos y el trato de alto respeto a la comunidad es la base de las interacciones con su gente. El estudio social, los protocolos y el manejo de respeto es un eje transversal a todos los proyectos desarrollados por URBE.
Agradeciendo su receptividad e interés. Reciba nuestros saludos.
José Miguel González
Director Ejecutivo”.