HABITACIONES BURBUJA

Estrategia  Twitter contra los bots se queda corta

Las habitaciones de algunos de los hoteles originales son plásticas y disponen de paredes y ventanas curvas y techos transparentes con vistas al cielo abierto y las estrellas, en plena naturaleza brindando una opción fuera de lo común para el descanso, la relajación y el disfrute del paisaje.

Una de las redes más amplias de “bubble rooms” (habitaciones burbuja) se sitúa en Francia y se compone de 18 unidades distribuidas en cinco entornos naturales.

Las instalaciones de Attrap’Rêves –unas totalmente transparentes y otras con transparencia en su parte superior–, se sitúan en Allauch, La Bouilladisse, PugetVille, Montagnac Montpezat y Forcalquier, en zonas de pinares, pequeños valles, bosques, viñas y colinas, a veces cerca de parques naturales.

“Las burbujas, concebidas con materiales reciclables y con un consumo reducido de energía, se ubican en lugares privilegiados, lejos de la muchedumbre y de los caminos trillados para que sus huéspedes puedan vivir una experiencia única y cósmica en medio de la naturaleza”, informa a Efe Julie Giovansili, portavoz de esta sociedad familiar (www.attrap-reves.com/en) creada en 2010.

Cada una de las burbujas ha sido instalada para preservar la intimidad gracias a un sendero privado.

Rodeados de bosques y bajo las estrellas. “Hay cinco modelos, desde una depurada suite, con una burbuja sanitaria contigua y tejidos sedosos y elegantes, hasta otra con colores cálidos para un ámbito sentimental donde disfrutar en pareja, pasando por otra con decoración simple y mobiliario de madera y tatamis”, apunta Giovansili.

Los visitantes también disponen de dos modelos especialmente diseñados para contemplar las estrellas y para vivir una inmersión a 360° en el ambiente natural”, añade.

Según la portavoz de Attrap’Rêves las “bubble rooms” pueden disfrutarse bajo distintas fórmulas, que incluyen la posibilidad de dormir bajo las estrellas y observar la Luna con la ayuda de un telescopio y mapas celestes o aprovechar un jacuzzi instalado en medio de la naturaleza.

¿Qué sienten y comentan quienes disfrutan de estas singulares habitaciones semiesféricas, transparentes y flexibles por primera vez?

“La mayoría comentan que pasar la noche inmerso en la naturaleza, escuchando el sonidos de las aves, sintiendo el aire fresco y observando el espacio abierto, bajo la estrellas, y sin nada más que una burbuja entre uno y el entorno, es algo emocionante y una de las palabras con que más a menudo describen esta experiencia es ¡genial!”, señala Giovansili a Efe.

“Para las parejas, dormir y compartir un momento romántico en medio de la naturaleza y la oscuridad, bajo el parpadeo de las estrellas, es una experiencia inusual e intemporal que, a menudo, les hace repetir”, añade.
Una base lunar en un paisaje desértico. Por su parte, el complejo hotelero Aire de Bardenas (AdB), en Tudela (Navarra, España) y próximo a las Bardenas Reales, un parque natural con paisajes desérticos espectaculares, está concebido como una sucesión de espacios interiores protegidos y confortables para contemplar un exterior con una fuerte presencia del viento.

Este hotel se llama “Aire” inspirándose en el viento de componente noroeste llamado cierzo que sopla en la región, y tiene una zona denominada “base lunar Bardenas”, formada por nueve burbujas dotadas de las comodidades de una habitación de hotel.