Haddad se apoya en el legado de Lula para impulsar candidatura

El exministro Fernando Haddad invocó ayer el legado de los Gobiernos de Luiz Inácio Lula da Silva para impulsar su candidatura presidencial en su primer acto de campaña tras la renuncia electoral del exmandatario brasileño, preso por corrupción e inhabilitado por la Justicia.
“No vamos a desistir de un proyecto que fue tan bien para tanta gente”, afirmó el aspirante por el Partido de los Trabajadores (PT) en un encuentro con estudiantes en Sao Paulo.
La elección de un acto de marcado perfil educativo en la mayor metrópoli del país no fue casual, pues fue ministro de Educación en los Gobiernos de Lula y Dilma Rousseff y ejerció como alcalde de Sao Paulo entre 2013 y 2016.
Haddad vuelve ahora a una contienda electoral, esta vez por la Presidencia, después de sufrir en 2016 un auténtico batacazo en su intento por ser reelegido alcalde de Sao Paulo y con el desafío de absorber en menos de un mes el amplio apoyo que le atribuían los sondeos a Lula antes de ser inhabilitado.
Las encuestas daban entonces al exmandatario una victoria amplia en primera vuelta con casi un 40 % de simpatías, frente al 8 % que le atribuyó a Haddad en la víspera un sondeo elaborado por el Instituto Ibope.
Haddad confía en que ese caudal político que Lula tenía a pesar de su encarcelamiento se traslade ahora a su figura y a la de Manuela D’Ávila, candidata a vicepresidente.
En su primer acto de campaña, Haddad hizo un repaso a los programas que impulsó cuando fue titular de la cartera de Educación y se valió del legado de su padrino político para hacer ver que con ellos el pueblo volverá a hacer realidad “sus sueños”.
“Creo que los Gobiernos de Lula mostraron que es posible” crear las condiciones “para que ustedes puedan crecer como personas”, dijo Haddad.
El exgobernante divulgó ayer una nueva carta en la que le advirtió a su heredero que será difícil corregir los errores del actual Gobierno de Michel Temer y le invitó a “retomar el proceso de transformación de Brasil, en beneficio del pueblo”, que él inició.
Haddad fue confirmado como candidato presidencial por el PT el martes, en el último día del plazo marcado por el Tribunal Superior Electoral para que la formación progresista cambiara de candidato tras vetar el nombre de Lula para los comicios de octubre. El expresidente intentó en vano recursos en el tribunal electoral y en Corte Suprema.