Haití en otra dimensión

Haití no puede ser visto únicamente como fuente de problemas derivados de su agudo subdesarrollo, debilidades institucionales y excesiva exportación de mano de obra no regulada. Otros hechos hablan indicando que el ineludible vínculo territorial ha permitido un encadenamiento provechoso para República Dominicana. Unidades manufactureras de zonas y parques industriales de este lado de la isla resultan favorecidas con el acceso preferencial de sus mercancías al mercado norteamericano vía el tratamiento preferencial que recibe Haití. Empresas textiles no tendrían razón de ser de este lado sin la ruta exportadora que atraviesa la frontera. Se han desarrollado con balance favorable inversiones de dominicanos que generan empleos en Haití con enlaces binacionales de producción. A partir de este vínculo, se anuncia como factible crear en corto plazo hasta 400 mil empleos nuevos con la frontera como eje.
En otros ámbitos del comercio exterior la cercanía de Haití genera notables ingresos a República Dominicana. Las características de mercado y consumos sitúan a esa nación como destino ventajoso para las exportaciones dominicanas. Aprovechando sus potenciales y facilitando la integración de haitianos a actividades económicas habría a mediano plazo menos repercusiones negativas para República Dominicana a causa de la pobreza extrema, mucho desempleo y escaso gasto social.

Sobreviviendo a un desplome

El distrito municipal de San Luis, provincia de Santo Domingo, vivió los efectos desastrosos de la desaparición del ingenio azucarero Ozama, a cuya vera se pobló obteniendo empleos; y ahora sus autoridades municipales abrigan esperanza de un renacer ayudadas por la presencia en sus inmediaciones de centros de formación laboral como el singular instituto técnico comunitario. Muchos jóvenes parten temprano desde allí a trabajar o a buscar colocaciones, que no siempre son fáciles de obtener. San Luis necesita apoyo para sus expectativas de pasar de pueblo en ruina a localidad próspera: una mayor asignación presupuestaria (tan radicalmente mutilada al sistema municipal dominicano por el centralismo presidencial) y que se creen fuentes de trabajo a través del fácil recurso de instalar una zona franca . Hay gente para llenar naves.